Page 29

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

EL SITIO DE BARCELONA: SEPTIEMBRE 1714 29 El conceller en cap, con la Bandera de Santa Eulalia, y las fuerzas que pudiera recoger, atacaría por San Pedro y la Puerta Nueva, mientras el coro-nel Tohar, con las tropas que se habían retirado de La Cortadura, avanzaría desde el convento de San Agustín. El conseller en cap logró recuperar el baluarte de San Pedro, pero su triunfo fue solo pasajero, sus tropas tuvieron que retirarse y el conceller, Casanova, cayó herido. También fracasó el contraataque de Villarroel, que también cayó herido. A eso de las nueve, los sitiadores se encontraban por la derecha en San Pedro y Puerta Nueva; por el centro en La Cortadura y calles a su retaguardia y por la izquierda en los monasterios de Santa Clara, Santa Marta y Pla de Lull. Mientras, consellers y Junta de Guerra continuaban las deliberaciones. A media mañana, los soldados franceses del centro se adelantaron a las casas cercanas a San Agustín y comenzaron el saqueo. Contraatacaron los barceloneses poniendo en fuga a los borbónicos, pero Berwick hizo avanzar a las reservas y restableció la situación anterior. Se sucedieron ataques y contraataques por la parte de San Pedro, en los que los batallones de la Guardia Valona y del Regimiento de Asturias, su-frieron gran número de bajas. Siguió un avance convergente de las tropas atacantes y un enorme es-fuerzo defensivo de los escasos efectivos defensores. A las 12,30, después de ocho horas de continuos combates, el fuego disminuyó en intensidad. La mayor parte de las personas que intervenían en el gobierno de la ciudad debían estar ya convencidos de la imposibilidad de la resistencia, pero nadie se atrevía a tomar la iniciativa de capitular. En Barcelona se hallaba el coronel Ferrer, que había llegado de Mallorca con instrucciones del virrey, marqués de Rubí, de que si Berwick concedía a Cataluña y a esas islas los privilegios de que gozaban durante el reinado de Carlos II, se produciría la sumisión de estos territorios aún austracistas. Ferrer se entrevistó con Villarroel, quien ya se manifestaba partidario de parlamentar, por lo que ordenó iniciar el proceso de negociación. Ferrer, se entrevistó con los generales San Miguel y Bellver, mientras su ayudante, Castellví, se dirigía a los «comunes» para informarles de la situación y de los propósitos de Ferrer. En principio los «comunes» fueron partidarios de extremar la defen-sa, pero explicada por Ferrer las instrucciones que llevaba del virrey de Mallorca, accedieron a nombrar a Oliver y Durán para negociar la capitu-lación, dándole como instrucciones pedir las mismas condiciones conce-didas en 1697. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 13-38. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above