Page 48

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

48 JOSÉ CEPEDA GÓMEZ En su vertiente estrictamente bélica fueron unos años en los que se die-ron cambios profundos y decisivos en la concepción y el desarrollo del «arte de la guerra». En este aspecto militar hay un antes y un después de aquellas campañas de los años 1702 a 17147. El duque de Marlborough, con sus vic-torias, y muy especialmente la de Blenheim (agosto de 1704), cambió para siempre el destino de Europa, según escribió su más famoso descendiente, Winston Churchill8. La crucial batalla de Blindheim (Blenheim para los ingleses) de 13 de agosto de 1704 desbarató el ataque francés contra Viena y, tras la derrota francobávara, no solo no fue apartada de la guerra Austria sino que Viena se hizo con el control de Baviera. Desde ese año, el hasta entonces temido ejército francés no volvió a amenazar Alemania y se vio obligado a practicar una guerra defensiva en torno a sus fronteras. David Chandler, el biógrafo del general inglés, resume el significado de esa batalla con estas palabras: «Five years were to pass before the French armies redeemed their reputa-tion, and for the first time for centuries England had assumed the military leadership of Europe» (pág. 150). De igual modo sucedió en nuestra península, con la batalla de Almansa (abril 1707), en la que se decidió el futuro de la historia española para los trescientos años siguientes. Es verdad que ni Blenheim ni Almansa fueron las últimas batallas de aquella guerra. Pero fueron, sí, extraordinariamente importantes vistas desde nuestra perspectiva. Y simbolizan muy bien lo que fue ese conflicto, con sus complejas personalidades y sus variados escena-rios. Entre los jefes militares de aquellos años destacan por encima de los demás el duque de Marlborough, el príncipe Eugenio de Saboya, el mariscal Villars y el duque de Berwick. También ocuparon lugares importantes en el mando de los ejércitos aliados y borbónicos otras figuras como el marqués de las Minas, Lord Galway, Stahremberg, Stanhope, Vendóme, etc. En sus biografías podemos comprobar como fueron, aún, «soldados del rey» más que «soldados de la Nación». El duque de Marlborough se llamaba John 7  «In certain respects, the period of Marlborough’s campaigns (and the decades inmediately be-fore and after) form a watershed in the history of the development of warfare». CHANDLER, David, Marlborough as Military Commander, Londres, Penguin Books, 2000, pág., 62. Sobre los aspectos militares de la Guerra de Sucesión pueden verse, entre otras, las obras de John A. LYNN: The French Wars 1667-1714: The Sun King at War, Oxford, Osprey Publishing, 2002, y el capítulo 10, «States in Conflict», de Geoffrey PARKER (ed.): The Cambridge Illustrated History of Warfare. The Triump of the West, Cambridge University Press, 1995, págs.164 y ss. 8  Publicó en dos volúmenes una laudatoria biografía de su antepasado titulada Marlborough: His Life and Times, Londres, Harrap, 1947. Decía que si la Armada salvó a Inglaterra, Blen-heim abrió Europa al dominio británico. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 39-54. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above