Page 107

MEMORIAL CABALLERIA 74

Historia Empleo Táctico y Operaciones Orgánica y Materiales Noticias del Arma Varios 105 DOCUMENTO Silvestre era consciente del peligro, así se lo reconocía el 4 de mayo de 1921 a Blanco Belmonte en el diario ABC, cuando aseguraba que tenía en frente a 12 cabilas sin relación con España, de hombres valientes, “fanáticos y fanatizados ante los que ha fracasado la política de atracción, donde impera la ley del más fuerte (y) en un terreno tan duro como la sierra de Gredos”. Esta preocupación era consecuencia de las precauciones expuestas en el plan que encargó al coronel Morales para la ocupación de la bahía de Alhucemas y que remitió a Berenguer en carta fechada el 26 de febrero; fue asumido totalmente por el comandante general de Melilla, incluso el plazo recomendado de no intentarlo hasta el otoño. El general Picasso utilizó un borrador de este informe, que figura en los folios 220 a 241 del “expediente” ya citado y que le había sido entregado por la familia del coronel. Al desconocer la carta de Silvestre al alto comisario, creyó que el comandante general había desestimado el plan de Morales. La carta de Silvestre está salpicada de expresiones como “sin apremios de tiempo” y el avance hacia la bahía “requiere sólida y cuidadosa preparación”. Todavía en una carta que envía a Berenguer el 29 de mayo, y en vista de que la situación política “va presentándose nubosa”, le pre-viene y escribe “en estas condiciones, hay que pensarlo mucho antes de efectuar un avance”. Se limi-taba a “reducir por ahora” su actuación a ocupar dos posiciones en Beni Tuzin y otra delante de Boudinar en Tensaman (Abarrán). Por tanto, calificar la posición de Abarrán como “punta de lanza” para llegar a Alhucemas es otra inexactitud. Se ocupó fundamentalmente para defender la comunicación entre Annual y Sidi Dris y asegurar la sumisión de dos importantes facciones de la cabila de Tensaman a España. El conocimiento del deterioro de la situación debía haberle servido al general Silvestre para que no se dejara convencer por Villar en su propuesta de ocupar Abarrán. A veces previó el Desastre y llegó a avisar, pero no se le hizo caso. El Día Gráfico, de Barcelona, publicó unas de-claraciones suyas el día 12 de julio de 1921 que son una llamada de atención y una protesta contra Berenguer y el vizconde de Eza: “a él y al ministro de la Guerra toca dar los elementos que deba emplear, y a mí, con arreglo a lo que pueda disponer, obrar; y allá ellos y los resultados”. Conti-nuaba disculpando a sus soldados y aseguraba que el po-sible “descalabro” no sería culpa de ellos. Terminaba con una verdadera advertencia: “ahora tengo que defenderme ¡presiento graves movimientos! Pero ¡si no me ayuda el go-bierno! Si las confidencias que ya conoce el ministro son ciertas, quizá se avecinen acontecimientos cuya responsabi-lidad General D. Juan Picasso González declino”. ¿Pudo hacerlo mejor Silvestre? Sin duda. No deben utilizarse los futuribles, pero ya inmersos en la cuestión de las responsabilidades, es obligado establecer lo que hubiera sido más acertado, aunque no se tenga seguridad alguna. El duro combate del 16 de junio en “Loma de los Árboles”, donde no se pudo forzar la línea rifeña para realizar la aguada, a pesar de haber utilizado la mayor parte de las unidades disponibles de la comandancia, excepto el Regimiento Alcántara, debió con-vencerle de que la situación era tan peligrosa que obligaba a considerar la conveniencia de realizar un repliegue. Desde luego, es fácil opinar a “toro pasado” y es, quizá, pedir demasiado que Silvestre reconociera el error de haber llevado a cabo prematuramente la ocupación de Annual y Sidi Dris. La propuesta que el teniente coronel Fernández Tamarit hizo al general Silvestre, en carta fecha-da el 16 de mayo de 1921, era muy arriesgada. Aconsejaba al comandante general retroceder hasta Ben Tieb, pues consideraba prematuro haber ocupado Annual, Sidi Dris y Afrau. No tenía ninguna


MEMORIAL CABALLERIA 74
To see the actual publication please follow the link above