Page 122

MEMORIAL CABALLERIA 74

Varios Noticias del Arma Orgánica y Materiales Empleo Táctico y Operaciones Historia 120 DOCUMENTO Pese a ello, el enemigo atacó los camiones que se habían adelantado algo a la fuerza montada, asaltándolos y acuchillando a los heridos. La caballería llegó al galope, despejando los flancos del camino. Pero el paso del río Kert se hizo difícil; el puente estaba ocupado por las tropas, lo que obli-gó a buscar vadear el cauce para ganar la carretera, y cerca del paso del Gan, los moros apostados extremaron la resistencia al tránsito de vehículos, especialmente dos grupos de caballería mora. El capitán Chicote del Regimiento “Alcántara” dijo en su declaración que, luego de haber sa-lido con su escuadrón, con apoyo de algún otro, varias veces hubo de proteger el repliegue de las posiciones avanzadas de Dríus; hubieron de salir más tarde los escuadrones a despejar el camino de Batel, pues, según noticias, el enemigo atacaba los camiones de evacuados; que con su escuadrón marchaba en vanguardia, con objeto de asegurar la posición de Uestía, lo que no llegó a efectuar por ocuparla fuerzas de infantería; siguió avanzando en unión de los demás escuadrones, sosteniendo nutrido fuego con el enemigo, bastante numeroso, que aparecía por todas partes, combatiendo las fuerzas a pie y a caballo, cargando repetidas veces, y que, conseguido el objeto, se ordenó el regreso a Dríus, y al llegar a dos kilómetros de dicha posición, recibió orden de dar media vuelta en direc-ción a Batel y volver a despejar el camino a todo trance. En un primer momento no se explicó la orden, pero a poco pudo ver que ardía Dríus y que las fuerzas venían en retirada, por lo que en aquel camino a Batel se presentó mucho enemigo por ambos flancos, batiéndolo los escuadrones, logrando rechazarlo y abrir paso a la columna. El teniente Bravo, del mismo regimiento de caballería, dijo que al dejar la aguada de Dríus, en la que estaba de servicio, y seguir a la columna en marcha, hubo de prevenírsele se incorporase con su sección a la extrema vanguardia, donde iban los escuadrones duramente hostilizados, desde la salida de Uestía, por ambos flancos, los que hubieron de proteger y cubrir con su activa interven-ción. La salida rápida de los escuadrones hacia Batel obligó, al rebasar Uestía, a dos escuadrones a combatir a pie, en unión del de ametralladoras, para impedir que el enemigo se corriese hasta envolver a la columna, protegiendo en acción de flanqueo todo el regimiento en demanda del Gan, donde el enemigo cerraba el paso. Al hacer intervenir a la caballería de “Alcántara”, merced a cuya decidida y esforzada acción pudo ser abierto paso a la columna y proseguir ésta la marcha hacia Batel, luego la marcha en ex-trema vanguardia de “Alcántara” sosteniendo verdaderos combates, logró definitivamente el paso de la columna. Los castigados escuadrones de “Alcántara”, dijo el teniente Bravo en su declaración, que lle-gado al río Seco y habiendo cesado el fuego, continuó a Batel, llegando sobre las dos de la tarde, reuniéndose el escuadrón, el jefe de la posición ordenó seguir a Tistutin, en donde recibiría instruc-ciones del coronel del Regimiento “África”, que allí debía hallarse. Pero no encontrando a nadie al llegar a este punto, y viendo que el enemigo se agolpaba por ambos flancos, hizo una descarga y trató de acogerse a unas casas del llano de El Garet. A continua-ción, desplegados y a buen paso, continuaron hacia Arruit, donde el coronel de “África” mandó que el escuadrón se uniera a una columna de tránsito para la plaza y escoltarlos hasta Melilla, debiendo quedar el escuadrón en Zeluán, llegando a la Alcazaba al oscurecer. Del quinto escuadrón, después de las cargas que dieron en el paso del Gan “mientras resistió el ganado”, siguieron unos 25 caballos con el alférez Sousa hasta Zeluán, adonde llegaron también al oscurecer. El segundo escuadrón, en las cargas que dio en el camino para abrir paso a la columna, perdió muchos caballos, por lo que bastantes de sus hombres quedaron a pie, incorporándose a las tropas que se retiraban, o solos, quedando rezagados, separados del escuadrón, en tanto que este con la gente que aún restaba montada, pudo seguir prestando servicio de protección y llegar con sus residuos también a Zeluán, incorporándose después los rezagados y quedando algunos en las posiciones del camino, como Monte Arruit.


MEMORIAL CABALLERIA 74
To see the actual publication please follow the link above