Page 34

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 130

CONSTRUCCIÓN, DESGUACE Y NAUFRAGIOS DE GALEONES EN MANILA La fábrica de galeones en las islas Filipinas La construcción en las islas La presencia española en las islas Filipinas estuvo supeditada a dos factores básicos que fueron clave para su supervivencia. En primer lugar su dependencia crónica de Nueva España para todos los resortes de su administración (desde el situado a hombres y armas). En segundo lugar solo el comercio con los otros reinos de Asia-Pacífico, especialmente del mar de China, podía motivar a la colonización y explotación económica del territorio. Pero para ambos principios se necesitaba un elemento clave: las naves. Una de ellas, ya mítica en la historiografía, fue el galeón, aunque también cabe explicar que en los viajes transpacíficos también se utilizaron otros tipos de barcos, como el patache. El problema al que siempre se enfrentaron las islas fue la escasez de navíos y viajes. En muchas ocasiones las autoridades de Manila no podían esperar que Nueva España les facilitase las naves requeridas puesto que muchos comerciantes, y también oficiales de la administración, habían invertido grandes cantidades en la adquisición de productos asiáticos para su ulterior venta en los mercados de Acapulco. Por ello se les abría una serie de dudas que perdurarían durante todo el siglo XVII y buena parte del XVIII. ¿Cabía esperar que México enviara más naves o debían autoabastecerse ellos mismos? La respuesta afirmativa a la primera cuestión implicaba una gran lesión para los intereses mercantiles de las elites comerciales manilenses (2). La segunda abrió un debate en los círculos institucionales y comerciales de Manila. ¿Fabricar los galeones en Manila o adquirirlos en otros reinos como Siam o India? En este sentido podríamos afirmar que nunca hubo una directriz única pues siempre estuvo condicionado a las necesidades de las islas y liquidez de la caja real. y cada uno de ellos tenía sus ventajas y sus inconvenientes. Veamos el primero de ellos, la construcción en las islas. Según Consuelo Varela, el coste medio para la construcción de un galeón se acercaba a los 80.000 pesos, pero no todas las naves se situaban sobre esos costes, algunos superaron la media, como el caso del galeón Santo Niño y Nuestra Señora de la Guía. Se trató de un bajel sumamente grande, uno de los mayores que se construyeron en Filipinas, de ahí que también fuese uno de los más caros jamás confeccionados, con un coste final de 117.000 pesos. Efectivamente, el gobernador y capitán general de las Filipinas, juan de Vargas (3), envió a Nueva España las certificaciones de los pagos efectuados para la cons- (2) Archivo General de Indias (AGI), Filipinas 14, R.3, N.38, «Carta de Fausto Cruzat y Góngora, gobernador de Filipinas, sobre haber hallado sólo dos galeones y uno muy maltratado por lo que emprendió la fábrica de un galeón que ha quedado concluido y lleva el nombre de Nuestra Señora del Rosario, San Francisco Javier y Santa Rosa. Remite relación del costo y pondera la labor de Tomás de Hendaya al que se debería aumentar su encomienda». (3) AGI, Filipinas 11, R.1, N.35, «Carta de juan de Vargas Hurtado, gobernador de Filipinas, dando cuenta de estar fabricando un galeón en la ribera de Cavite y necesitar otro más. Suplica que se aumente el situado para ayudar a estos gastos». Año 2015 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 33


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 130
To see the actual publication please follow the link above