Page 131

MEMORIAL CABALLERIA 75

Noticias del Arma Varios Historia Empleo Táctico y Operaciones Orgánica y Materiales 129 MATERIALES Las principales medidas contra los efectos de los proyectiles cabe resumirlas en: • Colocación de las municiones de forma que en caso de recibir un impacto no explosionen o, si lo hacen, afecten lo menos posible a la tripulación. En los carros, incluidos los ligeros, existe la tendencia a situarlas en la parte trasera de la torre con una mampara que las separa de la cámara de combate, de forma que si tiene lugar una explosión salga hacia el exterior a través del techo. • Utilización de sistemas de extinción de incendios en la cámara del motor y anti-explosiones en la de combate. Actualmente se están instalando equipos idénticos17 constituidos por bote-llas de halón18 como agente extintor y varios sensores ópticos que captan los focos de luz de determinadas longitudes de onda, procedentes de un incendio o de una explosión. • Revestimiento interior de la coraza con kevlar u otros materiales flexibles que protejan de las esquirlas producidas por los impactos (spall liner). Demostrador de «CV90» sueco utilizado como demostrador de tecnología «stealth» o de sigilo Entre los detectores de alerta electromagnética cabe citar los que son accionados por las emi-siones infrarrojas (proyectores, lanzamiento de misiles, equipos de guía…) y los láser, que advierten a la tripulación cuando el vehículo recibe las señales emitidas por telémetros o designadores. De todas formas, para que sean realmente efectivos es imprescindible que estén acoplados a otros equi-pos de protección activa, como ya veremos. Para evitar el tristemente famoso fuego amigo, en los últimos años están redoblándose los es-fuerzos en el campo de los equipos terrestres de identificación BTID (Battlefield Target Identifica-tion Devices), que desde hace tiempo están siendo estudiados en diferentes países como Alemania, Canadá, EE. UU., España (programa AMIGOS), Francia, Reino Unido, etc. Aunque actualmente ya han alcanzado un aceptable estado de desarrollo y de compatibilidad entre ellos, lo cierto es que su elevado precio no ha permitido hasta ahora su adopción; tengamos en cuenta que, al basarse en una arquitectura de tipo interrogación-respuesta, para que sean realmente eficaces tendrán que dotar a una buena parte de los vehículos. 17 Todavía es bastante habitual que los sistemas contraincendios de la cámara del motor usen un «cable tér-mico » en lugar de los sensores ópticos. 18 Por motivos medioambientales, las leyes europeas impiden que los vehículos de nuevo desarrollo empleen un agente distinto al halón, existiendo ya diferentes alternativas, actualmente en fase de implantación.


MEMORIAL CABALLERIA 75
To see the actual publication please follow the link above