Page 166

MEMORIAL CABALLERIA 75

Varios Noticias del Arma Orgánica y Materiales Empleo Táctico y Operaciones Historia 164 TRADUCCIONES El tamaño y el blindaje del carro pueden proporcionar cobertura de las armas de fuego directo y esquirlas a la infantería a pie. Con coordinación, el carro puede proporcionar cubierta móvil a los infantes mientras avanzan por pequeñas áreas abiertas. No obstante, el fuego enemigo que alcance al carro pero que no lo penetre es una gran amenaza para la infantería cercana. Los fragmentos ge-nerados por los proyectiles contracarro y los rebotes han sido históricamente una causa importante de bajas en la infantería que opera con los carros en áreas urbanas. Los carros de combate necesitan mucho mantenimiento, operarios competentes y mecánicos experimentados, así como reabastecimiento diario de grandes cantidades de productos derivados del petróleo, tales como carburante, aceite y grasas. Son vulnerables a los efectos de las armas de otros carros de combate, helicópteros de ataque, minas, ATGM, cañones contracarro y ataques aé-reos próximos. Cuando el carro opera en áreas urbanas, bosques densos o terreno cerrado de otro tipo, la reducida visibilidad les deja también vulnerables contra los ataques de la infantería a pie. En tales situaciones, se mueven solo por caminos, carreteras o calles; esto limita grandemente la maniobrabilidad y la observación. Los obstáculos naturales o artificiales pueden también restringir o detener el movimiento del carro de combate. Los teóricos militares generalmente están de acuerdo en que un ejército en defensiva puede esperar tener éxito si el enemigo atacante tuviera una ventaja en potencia de combate de no más de 3:1. Las mejores estimaciones de la inteligencia en los años 70 del siglo pasado, no obstante, concluían que los ejércitos del Pacto de Varsovia gozaban de una ventaja mucho mayor. Las conti-nuas restricciones en los presupuestos hacían poco probable la posibilidad de aumentar el tamaño de las fuerzas armadas americanas para igualar el crecimiento soviético. Para resolver el problema de cómo combatir a un enemigo que sería casi seguro mayor, los EE. UU. se basaban, en parte, en un material tecnológicamente superior que podría derrotar a un enemigo con relaciones superiores a 1:3. Para conseguir ese fin, a principios de los años 70 del pasado siglo el Ejército comenzó a trabajar en los sistemas de equipos denominados «los cinco grandes»: un nuevo carro de combate, un nuevo vehículo de combate de infantería, un nuevo helicóptero de ataque, un nuevo helicóptero de transporte y un nuevo misil antiaéreo. Los carros ofrecen un vasto conjunto de capacidades: excelente movilidad campo a través, sofis-ticadas comunicaciones, gran capacidad de adquisición de objetivos, potencia de fuego letal y una efectiva protección acorazada. Todas estas características estás interrelacionadas: Personal del GCR VII integrante del contingente ASPFOR XXXII


MEMORIAL CABALLERIA 75
To see the actual publication please follow the link above