Page 198

MEMORIAL CABALLERIA 75

Varios Noticias del Arma Orgánica y Materiales Empleo Táctico y Operaciones Historia 196 MISCELÁNEA Los ataques de sus enemigos políticos, los moderados, le llevarán a intentar mediante un golpe de fuerza el derrocamiento de Espartero y el restablecimiento de María Cristina en sus fun-ciones de regente. Desafortunadamente su precipitado y prácticamente solo asalto al Palacio no se vio, como en ocasiones anteriores, recompensado, de modo que su buena estrella esta vez no le acompañó. Falleció en Madrid el 15 de octubre de 1841, fusilado en cumplimiento de la sentencia de pena de muerte dictada por el Consejo de Guerra al que fue sometido. Él mismo dio las voces de mando a los que le iban a fusilar. ADOLFO ESTEBAN ASCENSIÓN Nació en Palma de Mallorca el 4 de octubre de 1911. En julio de 1929 ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza y en agosto de 1931 en la de Caba-llería de Toledo, de la que salió teniente en julio de 1933. En agosto de 1934, al producirse el movimiento revolu-cionario de Asturias, participó en su extinción formando parte de la columna del teniente coronel Yagüe. Durante la Guerra Civil participó en operaciones de campaña en las provincias de Álava y Vizcaya al frente de una sección de ametralladoras, mandando a partir del 19 de marzo de 1937 el sexto escuadrón del Regimiento Cazadores de Numancia, al haber sido destinado el capitán que lo mandaba a dirigir la agru-pación de escuadrones. El 28 de ese mismo mes fue ascendido a capitán en propuesta extraordinaria y, a continuación, tomó parte en la ocupación de las posi-ciones de Las Minas. Guarneció con su escuadrón esta posición desde la que, el 27 de mayo de 1937, rechazó una ofensiva ene-miga, valiéndole su heroica actuación la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando. General D. Adolfo Esteban Ascensión El día 25 de mayo se trasladó a la posición de Unza, dirigiendo durante la noche los trabajos orientados a preparar el ataque a la posición de San Pedro. Este se efectuó con éxito el mismo día 26 prosiguiendo el avance hasta las minas de Orduña, derrotando al enemigo y capturando gran cantidad de material de guerra. Las tropas pernoctaron en esta línea siendo hostigadas por fuegos indirectos de artillería y morteros. Al amanecer del día 27 el enemigo efectuó un contraataque con gran cantidad de efectivos (cuatro batallones y dos compañías) y apoyos. La violencia del ataque así como la desproporción numérica entre las fuerzas enemigas y el escuadrón hicieron la situación muy embarazosa, llegando el enemigo a cortar las alambradas del obstáculo de protección. No pudiendo contenerse al enemigo con granadas de mano, pues estas estaban ya agotadas, el capitán Esteban Ascensión arengó a las tropas que le quedaban, reorganizó la línea y ordenó la salida de los efectivos disponibles haciéndoles atacar al arma blanca con gran bravura. Ante esta acometividad el enemigo huyó desordenadamente, momento que se aprovechó para barrer las filas enemigas. Como consecuencia de ello se consiguió rechazar y poner en fuga desorde-nada al enemigo, al que se le ocasionaron un total de trescientas sesenta bajas. La situación quedó consolidada con la llegada de una compañía de infantería del batallón de Las Navas.


MEMORIAL CABALLERIA 75
To see the actual publication please follow the link above