CELEBRACIÓN DE LA FESTIVIDAD DE SANTIAGO APÓSTOL EN LA PLAZA DE VALLADOLID

MEMORIAL CABALLERIA 78

Noticias del Arma 14 ACTIVIDADES DE LAS UNIDADES DEL ARMA El acto comenzó con la lectura de los hechos protagonizados por los heroicos cazadores del Alcántara 14 en aquellos días de 1921. A continuación, se aprovechó este solemne acto para efectuar el nombramiento de Cazadores de Honor del Regimiento «Alcántara». En esta ocasión fueron distinguidos los coroneles don Joaquín Aniceto Barreñada Aparicio, comisario de la exposición itinerante «Alcántara: una laureada de vida», por su esfuerzo, tesón y extraordinaria labor desarrollada al frente de la exposición itinerante, y don Ricardo Pardo López-Fando, jefe del grupo de Regulares de Melilla n.º 52, por su empeño y tesón en mantener los lazos de hermandad entre el grupo de Regulares de Melilla n.º 52 y el Regimiento «Alcántara» 10. Tras una alocución del coronel Barrón, en la que destacó el valor de aquellos cazadores del «Alcántara», se desarrolló el acto a los caídos, rindiéndose especial homenaje al soldado Gonzalo Calvo Evia, último componente del regimiento fallecido en acto de servicio. Posteriormente, y siguiendo la tradición, se procedió a depositar una corona de laurel en la placa conmemorativa a los héroes de Alcántara que se encuentra en el exterior del acuartelamiento, mientras la banda de clarines del regimiento interpretó el toque de oración. CELEBRACIÓN DE LA FESTIVIDAD DE SANTIAGO APÓSTOL EN LA PLAZA DE VALLADOLID Durante siglos los campos de batalla del mundo temblaron al oír el grito de los heroicos soldados españoles que, juntos como un solo ser, rugían «¡Santiago y cierra, España!». Con esta frase invocaban a Santiago Apóstol la ayuda divina durante el desarrollo de la batalla. ¿Pero qué significa «cierra, España»? En el lenguaje medieval implicaba trabar combate, es decir, lucha cuerpo a cuerpo, similar a lo que en inglés se entiende por close combat. Desde el comienzo de la Reconquista se comienza a vincular la figura de Santiago el Mayor con la lucha contra el invasor y sería durante el siglo VIII cuando comienza la adoración jacobea. El primer escrito que menciona a Santiago como patrono y protector de Hispania es O Dei verbum, patris ore proditum, un himno laudatorio al rey asturiano Mauregato hacia el 783-785. Sería durante el reinado de Alfonso II de Asturias cuando el anacoreta Pelayo viese unas extrañas luces cerca de su cueva, una revelación que le mostró la tumba del apóstol, hecho que aconteció entre el año 829 y 834 y que uniría para siempre a Santiago con el alma española. Revista de la Fuerza en formación por el GE Domínguez Buj.


MEMORIAL CABALLERIA 78
To see the actual publication please follow the link above