Page 84

MEMORIAL CABALLERIA 78

Historia 82 HISTORIA importancia histórica con las otras tres órdenes, sobre todo porque no estuvo en muchas de las grandes batallas por la reconquista. En cuanto a las órdenes de Calatrava y Alcántara, toman su nombre de los castillos-fortalezas de Ciudad Real y Cáceres a los que correspondió salvaguardar con un coste de muchas vidas y esfuerzos. Estas órdenes eran tremendamente elitistas, ya que para ingresar en ellas se necesitaba ser hijodalgo de sangre a fuero de España, demostrar no tener mezcla de sangres, no haber trabajado en ningún oficio vil, que implicara trabajo manual, ni tú ni tus antepasados más próximos. Un requisito que ha hecho mucho daño a España, sobre todo en el hambre que se pasó en los siglos posteriores, pues la población se fijaba en estos monjes como los santos protectores del reino y de la cristiandad, los ídolos a seguir. Pero un campesino no podía aspirar a ingresar en una orden, por lo que para ser un hombre de honor solo le quedaba el recurso de alistarse en alguno de los ejércitos. Así como ya lo dejaran impreso nuestros grandes escritores, nos fuimos convirtiendo en un país de pícaros, religiosos o soldados, trabajar era una bajeza. A pesar de ser de alta cuna, estos caballeros no tendrían parangón en la actualidad: realizaban voto de pobreza, de castidad y en el caso de los calatravos ayunaban tres veces por semana. Era tal la dureza y tenacidad de estos monjes que, por ejemplo, dormían todas las noches con la armadura puesta. El ser caballero no era solo por el hecho de ser un combatiente a caballo, sino también por regirse por los principios del valor, rectitud, benevolencia, cortesía, honor, servidumbre y lealtad. Distribución de las distintas órdenes militares Además de las luchas internas entre los reinos pertenecientes a la media luna, estos monjes guerreros contribuyeron en gran medida a conseguir la total reconquista de la península. En la «gran batalla» (Las Navas de Tolosa, 1212) o batalla de Úbeda, participaron las órdenes de Calatrava y de Santiago; no así la de Alcántara, más vinculada al reino de León, que no acudió a la cita. Los frailes eran tropas de élite, guerreros curtidos y de gran valía, ya que dedicaban gran parte de su vida a prepararse para la guerra. Las tropas almohades conocían perfectamente el pendón de la


MEMORIAL CABALLERIA 78
To see the actual publication please follow the link above