personajes ilustres del arma de caballería

MEMORIAL CABALLERIA 78

Varios 87 PERSONAJES ILUSTRES DEL ARMA DE CABALLERÍA PERSONAJES ILUSTRES DEL ARMA DE CABALLERÍA ARTURO AZLOR DE ARAGÓN Y O’NEILL Nació en Villanubla (Valladolid) el 24 de febrero de 1803. Fueron sus padres el capitán de Caballería don Manuel Azlor y doña Elena O’Neill. Tras educarse en el colegio de los escolapios de Madrid, en abril de 1807 obtuvo la gracia de cadete de menor edad en el Regimiento «Lusitania», del que su padre era sargento mayor, continuando sus estudios al lado de su familia. Fue promovido a alférez en enero de 1817, incorporándose al «Lusitania » en Valladolid, pasando más tarde a Burgos y Málaga. Durante 1821 persiguió a la partida del cura Merino, que luchaba contra el régimen constitucional. Al año siguiente fue trasladado al Regimiento de "Villaviciosa", con el que luchó contra los realistas en Aragón y Cataluña. Al entrar en 1823 las fuerzas de Angulema en Zaragoza, se retiró a Valencia, donde intervino en el levantamiento del sitio que habían puesto los realistas a la plaza y más tarde en el puesto al castillo de Murviedro. Seguidamente se retiró a Andalucía y siguió la suerte de su regimiento hasta la capitulación de las tropas del general Ballesteros, el 4 de agosto, en Pozo Alcón. Disuelto su cuerpo en San Clemente (Cuenca), marchó con licencia indefinida a El general don Arturo Azlor de Aragón y O’Neill. Horcajo de Santiago, donde permanecería el resto del año. Una vez purificado, en agosto de 1825, pasó a la situación de ilimitado, siendo dos años después destinado al Regimiento del "Infante" con el empleo de alférez, al no serle reconocido el de teniente, que había obtenido durante la época constitucional. Guarneció los años siguientes las plazas de Barcelona y Zaragoza, y en marzo de 1831 fue nombrado teniente del Regimiento de "Granaderos a Caballo de la Guardia Real". Tomó parte en 1833 en la sofocación del alzamiento carlista de Talavera de la Reina, recorriendo a continuación las provincias de Toledo y Ciudad Real para auxiliar en el desarme de los cuerpos realistas. En abril de 1835 obtuvo el empleo de capitán y continuó en la Guardia Real y de guarnición en Madrid, hasta que en agosto del año siguiente partió para operar contra la expedición del general Gómez. En 1837 participó en la defensa de Madrid ante la llegada de la Expedición Real y a partir de febrero de 1838 operó en La Mancha contra los carlistas, incorporándose en septiembre al Cuerpo de Operaciones en Navarra al mando de un escuadrón, con el que se halló en las acciones de Los Arcos y Sesma, en las que recibió dos lanzazos que le atravesaron la mano y costado izquierdos, recibiendo por su actuación el grado de coronel y abriéndosele juicio contradictorio para la cruz laureada. Los meses siguientes permaneció recuperándose en Pamplona, hasta que en marzo de 1839 volvió a tomar el mando de su escuadrón, con el que combatió en Belascoáin y Arróniz, acción esta última en la que ganó el empleo de comandante; seguidamente se halló en las acciones de Sorlada y del valle de la Berrueza, y en las de Allo, Dicastillo, Cirauqui y Mañeru, por las que ganó el empleo


MEMORIAL CABALLERIA 78
To see the actual publication please follow the link above