Page 35

BIP_150

Historia y Cultura Naval BIP 33 La reforma educativa de los años 90 del siglo pasado ya planteaba, entre sus principios básicos: la enseñanza comprensiva, el aprendizaje significativo y por descubrimiento, y convertía al alumno en el verdadero protagonista de dicho aprendizaje partiendo de los conocimientos previos y trabajando con una metodología activa en la que eran imprescindibles recursos documentales de todo tipo. y en la actualidad, con la nueva Ley de Educación, se plantea fomentar las bibliotecas en cada etapa educativa con sus peculiaridades y características propias, ofreciendo a los usuarios, desde el primer momento, la formación necesaria para aprender a localizar y a manejar la información contenida en ellas, al comienzo de forma elemental y, paulatinamente, de forma sistemática, dando a conocer a los alumnos las técnicas y procedimientos necesarios para localizar, valorar, manejar y elaborar la información que conduzca a la adquisición de conocimiento. Asimismo, no hay que olvidar, que en la biblioteca debe participar todo el profesorado, ya que es el centro de recursos para el desarrollo del proyecto curricular en su conjunto. La dirección fundamental en la que se centra la Ley de Educación se refiere a la necesidad de concebir la formación como un proceso permanente, fomentando el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Esta concepción del aprendizaje autónomo y permanente, y la necesidad de lograrlo, está presente en todos los niveles educativos y constituye el eje vertebrador de la nueva educación. Tanto es así que el concepto de aprendizaje permanente se ha asentado como principio fundamental de la ciudadanía europea y justifica el valor educativo intrínseco de la experiencia de usar una biblioteca así como la consideración de que educar es una de las primeras misiones de las bibliotecas. Se hace necesario que los estudiantes lleguen a la universidad con las competencias que les capaciten para realizar ese aprendizaje autónomo e independiente. Pero si la Biblioteca adquiere un papel destacado en la Enseñanza Obligatoria, en la Enseñanza universitaria, así como en la Enseñanza Militar, su papel es irreemplazable. El «Espacio Europeo de Educación Superior» (EEES), conlleva una serie de modificaciones y profundos cambios a nivel organizativo, legal y administrativo pero, sobre todo, entraña la aceptación de un nuevo paradigma educativo (1). Europa está inmersa en un proceso que dará lugar a una nueva universidad donde el saber y la ciencia no se encierren en los muros de un aula o de un laboratorio. La lección magistral deja paso a un trabajo más personalizado del alumno y a una mayor colaboración con el profesor. En este contexto, el esfuerzo del estudiante es más importante que el esfuerzo del profesor ya que el fin último de la educación universitaria es desarrollar el autoaprendizaje y el pensamiento independiente del alumno. Por su parte los Archivos, al igual que las Bibliotecas, han ampliado sus funciones y se constituyen como importante recurso de aprendizaje e investigación. Sus funciones tradicionales de servicio a la Administración Pública y a investigadores han dado paso a la función cultural en su relación con el ciudadano y la Comunidad Educativa, y más específicamente, en cuanto a esta última, a la función educativa. Como se ha indicado, el concepto de aprendizaje permanente se ha asentado como principio fundamental de la ciudadanía europea y esto justifica el valor educativo e intrínseco de la experiencia de usar un archivo, así como una biblioteca; por ello, es necesario establecer categorías de usuarios, reales y potenciales, y dirigirse a ellos de forma diferenciada. Así como para un museo no es lo mismo dirigirse al público en general que a un grupo escolar, o para una biblioteca a los usuarios universitarios, juveniles o ancianos...para los archivos tampoco es lo mismo servir a una entidad, a investigadores científicos, aficionados, escolares... y todo ello sin olvidar la formación de los usuarios, pues aunque seamos capaces de mejorar sustancialmente el acceso a los contenidos, es evidente que el usuario precisará de una cierta formación que le permita enfrentarse a los archivos con unas mínimas garantías de éxito. Hay que tener presente que el archivo, generalmente, no ha participado en la función educativa o, al menos, en menor medida que las bibliotecas y los museos. Sin embargo, los archivos deben tener la misma importancia que las bibliotecas como recurso de aprendizaje e investigación, pues mientras en bibliotecas trabajamos, fundamentalmente, con fuentes secundarias, en los archivos lo hacemos con (1) Véase legislación educativa: LOE, LOu, Ley de Carrera Militar (Capítulo referente a la Enseñanza) y su relación con el Plan Bolonia.


BIP_150
To see the actual publication please follow the link above