Page 24

BIP 152

Coronel, ¿qué ha significado para Usted su nombramiento como Comandante de la Fuerza de Guerra Naval Especial? Es un gran honor que la Armada me haya designado como comandante de esta Unidad. Asumo el cargo sintiendo la enorme responsabilidad de mantener el listón tan alto como lo han dejado mis predecesores. En su opinión, su trayectoria profesional ¿le ha aportado experiencia en este campo de la Guerra Naval Especial? La formación en esta materia y la experiencia previa en destinos relacionados con operaciones especiales proporcionan una base sólida para asumir este Mando. No obstante, la Guerra Naval Especial está en evolución y modernización constante en lo que respecta a tácticas, técnicas, procedimientos, 22 BIP doctrina y materiales, por lo que es necesario el estudio y el avance continúo para estar a la altura que se exige. A su juicio, ¿qué cualidades debe tener el jefe de una unidad de estas características? Alta capacidad de trabajo, sensatez, saber escuchar a los subordinados, recibir asesoramiento adecuado y tomar tus propias decisiones apoyado en tu experiencia y en tu propio criterio. Nada que sea diferente a la responsabilidad inherente al Mando de cualquier unidad, sólo que particularizado para la Guerra Naval Especial y su velocidad de actuación. ¿Cree que los miembros de esta Fuerza manifiestan una idiosincrasia propia? Yo no hablaría de una idiosincrasia propia, sino de una manera distinta de hacer las cosas, ni mejor ni peor que el resto. Creo que el lema de nuestra Unidad, «Serenitas et Audacia», refleja ese sentir. Serenidad ante el peligro, cualidad siempre necesaria por todas las situaciones de riesgo a las que nos podemos enfrentar. Permite dominar los instintos e imponer la voluntad, conservando la calma y sensatez. Audacia en la adversidad, permitiendo afrontar con éxito las misiones más difíciles y arriesgadas, con capacidad para combatir de forma inesperada y certera. Buscar y conseguir el equilibrio entre ambas, serenidad y audacia, es lo que nos conduce al éxito en la misión. La FGNE como tal es de reciente creación, solo tiene siete años, pero es heredera de las Unidades de Operaciones Especiales y de la Unidad de Buceadores de Combate. ¿Significa esto que la FGNE también ha recibido la legendaria consideración de élite de estas unidades? La Fuerza de Guerra Naval Especial se constituye como tal el día 10 de junio de 2009 en la Estación Naval de la Algameca, en Cartagena, sobre la base del Mando de Guerra Naval Especial (MGNE), la Unidad Especial de Buceadores de Combate (UEBC) y la Unidad de Operaciones Especiales (UOE) de la Brigada de Infantería de Marina (BRIMAR), de las que asume su herencia, valores y tradición de más de 50 años. De este modo, la FGNE nace y se nutre de lo mejor de una de las unidades predilectas de la Fuerza de Infantería de Marina, la UOE, acrecentada con la incorporación de la Unidad Especial de Buceadores de Combate. Tras unos primeros tiempos de lógico ajuste orgánico, se puede decir que hoy día la unidad está totalmente consolidada. ¿A su juicio, qué aptitudes debe tener un miembro de la Fuerza de Guerra Naval Especial? Destacaría un compromiso firme con los ideales de la unidad, alta capacidad de sacrificio, trabajo constante y disciplina, firme voluntad en alcanzar la victoria cualquiera que sea la empresa a acometer y compañerismo, todo ello rodeado de humildad, fortaleza mental y en una preparación física y técnica acorde con la exigencia del destino. En su opinión, ¿cuenta la Fuerza con los medios materiales, de infraestructura o de recursos humanos suficientes y adecuados a la gran demanda de intervenciones, tanto de dentro como de fuera de nuestras fronteras, a las que debe atender actualmente? La FGNE dispone de materiales únicos de avanzada tecnología y de última generación dentro de la Armada y de las FAS, materiales que requieren, para su correcta utilización y aprovechamiento, una elevada especialización de sus operadores. Siendo el personal el principal valor de una fuerza de operaciones especiales, hoy día, la importancia de la tecnología en la FGNE es un factor multiplicador de sus capacidades. El personal está plenamente adaptado al empleo de medios altamente sofisticados, que son imprescindibles para lograr el éxito en sus cometidos. Sin embargo, en este aspecto tecnológico es necesario ser siempre proactivo, buscando disponer de los mejores avances posibles, sin quedarse estancado en lo que hoy en día es bueno, pero que ya puede quedar superado al poco tiempo. ¿En qué medida han influido el tipo de amenazas que atentan contra la libertad de los países de nuestro entorno en la actualidad, en la adaptación y preparación de esta Fuerza? Los riesgos, peligros y amenazas están en continua evolución, fruto de la globalización y el desarrollo tecnológico, donde no existen distancias y las barreras físicas se diluyen. Esta situación cambiante, de amenazas asimétricas y difícil identificación, Entrevista a... Comandante de la FGNE (COMNAVES), Coronel I.M. Ángel R. Herrezuelo Pérez


BIP 152
To see the actual publication please follow the link above