Page 74

BIP 152

espacio abierto El chifle se ha usado tradicionalmente para dirigir la maniobra de los grandes veleros, quedando en la actualidad en nuestra Armada para rendir honores, en la maniobra del buque-escuela Juan Sebastián Elcano y como señal de mando en maniobras, baldeos, llamada a personal, etc. Su utilidad estriba en que es el medio idóneo para la comunicación entre el contramaestre de cargo y los de cada palo, y entre estos y su propio personal. Las grandes dimensiones de los navíos de antaño y de los actuales buquesescuela, el numeroso personal que trabaja en la maniobra y el intenso ruido que producen la mar y el viento en condiciones meteorológicas adversas, hace poco fiable la comunicación mediante órdenes y novedades a la voz. El código particular establecido para el chifle permite al contramaestre de cargo dirigir a distancia la maniobra de varios palos a la vez, dando las órdenes necesarias y recibiendo las oportunas novedades, y consigue llevar un eficaz control del desarrollo de la compleja maniobra de dar el aparejo, cargarlo y realizar viradas y otras maniobras. El chifle tiene dos tonos, alto (I) y bajo (O), este último se consigue cerrando parcialmente con la mano el aire que sale. Cada tono tiene tres sonidos diferentes: el abierto, que se consigue soplando sin más, el corto que se consigue aplicando la lengua al pito, y el trino o trémolo, colocando la lengua como se hace para pronunciar la erre. El chifle tuvo sus orígenes en las galeras, donde los cómitres y sota cómitres marcaban el ritmo de la boga, y daban las órdenes para el amarre o fondeo de la galera y otras maniobras, dirigiendo a los galeotes mediante pitadas. Encontramos numerosas referencias en la literatura española, como por ejemplo: Las primeras referencias que se obtienen de los cómitres están datadas en 1253, en un acuerdo que estos obtuvieron del Rey Alfonso X por el que se les concedían una serie de heredades, a cambio de mantener aparejada una galera para el rey y de cumplir una serie de obligaciones militares en la mar. En «Guerras Civiles de Granada» de 1363, durante el reinado de Pedro I de Castilla, Ginés Pérez de Hita nombra el pito del cómitre de las galeras: «Al romper el día, las galeras parecieron por ardid en la mar muy cerca de tierra; y para que el golpe se diera a ... se podía oír el pito del cómitre; y así llegaron a Almería, donde se repartió toda la presa, y las galeras, cogida la parte que les...». En «La verdadera relación de todo lo que este año de MDLXV ha sucedido en la isla de Malta» (1565) de Francesco Balbi. En «Instrucción náutica, para el buen uso y regimiento de las naos, su traça, y su gobierno conforme a la altura de México», de Diego García de Palacio (1587). Posteriormente hay referencias de Quevedo en sus «Jácaras» y de Lope de Vega en «El Arenal de Sevilla», y cómo no, en el Quijote de Cervantes, capítulo LXIII: «Entraron todos en la popa, que estaba muy bien aderezada, y sentáronse por los bandines; pasóse el cómitre en crugía y dio señal con el pito que la chusma hiciese fuera ropa, que se hizo en un instante. Sancho, que vio tanta gente en cueros, quedó pasmado, y más cuando vio hacer tienda con tanta priesa, que a él le pareció que todos los diablos andaban allí trabajando». El almirante Julio Guillén Tato, Académico de la Lengua, tomó posesión de la silla E el 23 de junio de 1963, con el discurso titulado «El lenguaje marinero», en el que incluyó la siguiente glosa al chifle: «Y es que en las jornadas y en toda suerte de faenas y maniobras, en puerto como en la mar, era y es preciso disponer de un modo de expresión conciso, inconfundible y tan agudo y penetrante que sea capaz de sobreponerse a los ruidos de toda suerte, incluso cañonazos, chirridos de cabos, bramar de las olas, bufido y silbar del viento, gualdrapear de las velas, pisadas por las carreras en cubierta, y de alcance suficiente para que llegue inconfundible a la gente que trabaja o marinea por los altos de la arboladura. 72 BIP El pito de contramaestre o chifle Tono alto (I, TI, RI). Tono bajo (O,TO.RO).


BIP 152
To see the actual publication please follow the link above