Page 3

BOLETIN DE OBSERVACION TECNOLOGICA 52

Editorial Energía dirigida: ¿La munición del futuro? A nivel internacional, las principales naciones industrializadas están contratando a sus industrias el desarrollo de armas de energía dirigida mediante tecnología láser de alta potencia, también denominadas armas o cañones láser. Algunos de los sistemas se encuentran en un nivel de producto final, o desarrollos muy avanzados, con prototipos integrados en plataformas navales o terrestres. Los cañones láser sólo necesitan una fuente de energía eléctrica para su funcionamiento y emiten energía electromagnética, principalmente en la longitud de onda del infrarrojo, por lo que no lanzan ningún tipo de “proyectil” sólido que se pueda fragmentar y provocar daños colaterales. Por tanto, disponen de importantes ventajas logísticas, al disponer de munición “infinita” creada “in situ”, así como ventajas tácticas por la escasa latencia entre disparos y no haber necesidad de parar para realizar recargas. Todo implica que, una vez desarrolladas y operativas, las armas láser serán más económicas que las convencionales: el coste de sus “disparos” es muy inferior a cualquier munición, así como sus gastos logísticos, ya que no requieren de necesidad de transporte al “fabricar” la munición de manera simultánea a los disparos. Además, al viajar la energía emitida a la velocidad de la luz, no es necesaria ninguna corrección en la trayectoria en el apuntamiento a los objetivos (RPAS, misiles, etc.). De esta manera, salvo error en la designación del objetivo, es muy difícil crear daños colaterales. Respecto a las posibles aplicaciones, al ser los láseres sintonizables (pueden emitir a diferentes potencias), se pueden adaptar a la necesidad de destrucción de diferentes tipos de objetivos. Además, existen sistemas de detección y seguimiento mediante radar y sistemas optrónicos muy avanzados, por lo que las armas láser sirven para multitud de aplicaciones: destrucción de RPAS o embarcaciones suicidas, contramedidas frente a misiles, destrucción de IEDs, inutilización de plataformas, etc. No obstante las armas láser tienen todavía que superar ciertos retos tecnológicos, como su operación en condiciones climatológicas adversas (la niebla o lluvia absorben gran cantidad de radiación), su efectividad a muy larga distancia y la necesidad de potencias muy altas, entre otras dificultades. Lo que es indudable es que las naciones industrializadas apuestan por su implantación en los sistemas de armas a medio plazo, dado el gran número de desarrollos e inversiones crecientes a corto plazo. Por todo ello, probablemente en un medio plazo, veremos un uso más generalizado de cañones láser complementando a los sistemas de armas convencionales en múltiples aplicaciones. Boletín de Observación Tecnológica en Defensa n.º 52. Cuarto trimestre 2016 3


BOLETIN DE OBSERVACION TECNOLOGICA 52
To see the actual publication please follow the link above