Page 103

MEMORIAL DE CABALLERIA 83

Varios 101 MISCELÁNEA LOS TOQUES DE CABALLERÍA (IV PARTE). CEREMONIAS Y FORMACIONES Dionisio Zarco Pedroche teniente del CGA (Reserva) maestro de banda de Caballería Memorial de Caballería, n.º 83 - Junio 2017 INTRODUCCIÓN Dentro del ceremonial militar las unidades de caballería participan con frecuencia en ce-remonias de carácter general o de carácter específico militar en los que una parte o la totalidad de la unidad actúa en su acuartelamiento o en sitio público, adoptando una formación según las normas y procedimientos comprendidos en los reglamentos de Honores Militares, Orden Cerrado y Toques Militares, así como en las órdenes particulares redactadas al efecto. Estas actividades se corresponden en general con celebraciones de acontecimientos importantes, bien para el Ejército bien para las propias unidades, tales como puedan ser los aniversarios de su creación, las juras de bandera, los relevos de su primer jefe, los prólogos y epílogos de las operaciones o ejercicios en los que participa la misma, las presentaciones ante las autoridades militares, etcétera. También en la actividad cotidiana las unidades se ven obligadas a realizar formaciones en algunos actos de régimen interior. La tendencia de los últimos años marca una disminución progresiva de todas ellas, a fin de respetar la preferente dedicación de la unidad a prepararse para sus cometidos específicos y lograr el máximo aprovechamiento del tiempo disponible por parte del personal que la compone. Si bien el escenario tradicional de estas formaciones es el propio acuartelamiento de la unidad, hay ocasiones, normalmente en el caso de las ceremonias de carácter general, en las que, no obstan-te, se desarrollan en la vía pública o en escenarios naturales, con las mismas o similares formas pero con una común intención de colaboración con los entes públicos o entidades que hayan requerido o autorizado la presencia de la unidad militar, dentro del objetivo general de propagar la cultura de defensa entre la sociedad española. Para centrarnos en el título de este artículo señalaremos que las ceremonias militares tie-nen por objeto imprimir la debida solemnidad a los actos en que intervengan fuerzas militares, dándoles realce y significación. Deben estar revestidas de naturalidad, marcialidad y sobrie-dad. Definir Actos y Formaciones es algo un poco complejo. Del primer caso, el Diccionario de la Lengua Española, en una de sus definiciones nos dice: Hecho o acción, y en el segundo: Acción y efecto de formar o formarse/Reunión ordenada de un cuerpo de tropas para revistas y otros actos de servicio. Ambos van de la mano, pues sin el primero no se da el segundo, pero hay diferentes actos y no a todos corresponden las mismas formaciones y los mismos toques. Los hay desde los más altos honores a S.M. el Rey y a la Bandera a las formaciones de régimen interior, y en medio de ellos una gran variedad de actos y formaciones. Debido a la extensa casuís-tica que afecta a la naturaleza y desarrollo de los actos, no existe un tipo único de formación que se haya establecido para seguir como modelo. En su naturaleza se entremezclan diversos criterios para dar forma y sentido a los actos y, aunque en general prevalece el carácter estrictamente mi-litar, no hay que descartar el puramente civil, el componente religioso ni cualquier combinación entre los mismos. Respecto a su desarrollo nos encontramos también con un amplio abanico de posibilidades, desde una breve y sencilla presentación de la unidad a una autoridad que la visite en su acuartelamiento hasta la celebración de una Jura de Bandera para personal civil en la plaza mayor de una localidad. En todos los casos posibles, la música militar ha participado, participa y seguramente lo hará en el futuro, observándose además que aunque las secuencias de los actos puedan llegar a ser muy diferentes, los mismos toques de los clarines se repetirán en la mayoría de ellos. A la unidad de


MEMORIAL DE CABALLERIA 83
To see the actual publication please follow the link above