Page 89

MEMORIAL DE CABALLERIA 83

Doctrina, Táctica y Operaciones su concepción. Por mucho que se nos quiso convencer en 1994 de lo contrario y de lo maravilloso que era tener unidades en depósito para una eventualidad, una década después las brigadas movili-zables tomaban camino de la disolución con alguna excepcionalidad debida al despliegue de tropas Memorial de Caballería, n.º 83 - Junio 2017 87 en territorio nacional. ¿Se debería haber dado el paso de que finalmente las brigadas fueran interarmas en su con-cepción? Al menos se podría haber intentado, pero quizá todos los analistas ante tanta reducción no querían ver que, con razón o sin ella, las brigadas jamás cumplirían el papel táctico para el que fueron diseñadas. Pero al parecer no todas, sino solamente una. Allá por el primer lustro del nuevo milenio se escribió en la Revista Ejército un artículo cuyo autor manifestaba que si España no tenía cuerpos de ejército, solamente razones inconfesables hacían que se mantuviera una Brigada de Caballería. Por ello escribí unas líneas jamás publicadas pero que todavía conservo, donde entre otras cosas me preguntaba si la razón de tener otras brigadas que tampoco podrían ser empleadas en España por falta de medios propios era también inconfesable. Pero con independencia de esa discusión retórica, que a ninguna parte lleva aunque haya que manifestarse, escribía otras cuestiones que no me resisto a dejar ahora en el tintero: Pero tampoco nos aferremos. La Caballería no es la Brigada. La Caballería es algo más. Es el conjunto de una serie de Cuerpos Armados en la proporción adecuada, como siempre lo fue, para llevarlos al campo de batalla y allí ser empleados de la forma que se crea conveniente. Pero tampoco nos callemos, las proporciones habrán de ser similares a las de nuestros aliados, tan traducidos y tan copiados con esmero. Es decir, desde hace mucho soy de la opinión de que una cosa es la caballería y otra la bri-gada de caballería. Transcurrió una década del nuevo milenio entre dudas conceptuales, tratando de armonizar los vocablos acorazada, mecanizada, caballería, montaña, paracaidista, legionario y aerotransportable. ¿Y AHORA? Ahora por fin las brigadas son interarmas digamos que de forma reconocida. Por problemas históricos no se llevó a efecto en su día en aquellas que eran «iguales», pues de una u otra forma integraban los mismos medios. Es cierto que en aquel tiempo no todas cumplían misiones iguales aunque fuera muy difícil discernirlo entre la brigada acorazada, las dos mecanizadas y la de caba-llería. Por ello la existencia del nombre brigada de caballería me lleva solamente a una cuestión emocional. Si finalmente ya no hay brigadas de infantería ni de caballería, ¿hemos encontrado el equilibrio, o hemos buscado un nuevo problema? Es decir, ¿es una razón provisional para salir del paso, o bien la Institución cree realmente en ello? No lo sé. Se ha terminado por encontrar una unidad orgánica con el nombre de brigada pero sin rela-ción alguna con su concepción operativa original. Ahora las brigadas no dejan de ser una unidad orgánica que encuadra unidades totalmente dispares para su empleo por fracciones. Un ejército de nuestras características que ya solamente tiene este tipo de brigadas y quiere tener tantas especia-lidades como historia, termina por comprobar que las brigadas son tan pocas que no encontramos hueco para todas las especialidades. Todo ello sin citar deliberadamente el concepto de tercera velocidad que nos podría llevar a una Brigada Aeromóvil. CONCLUSIÓN Ahora los tiempos han cambiado mucho más. Entendemos y defendimos en su día que los medios no señalaban la diferencia sino las misiones. Pero aparte de reconsiderar en ocasiones lo


MEMORIAL DE CABALLERIA 83
To see the actual publication please follow the link above