Page 24

BIP 155

Historia y Cultura Naval 22 BIP XX Comisión Técnica Mixta del Bidasoa Creada en 1875, es la Comisión fronteriza Permanente más antigua de Europa. La CTMB es competente para tratar, entre otros, los asuntos relacionados con la delimitación de aguas dentro del marco que supone el Convenio Hispano-Francés de 14 de julio de 1959, relativo a la pesca en el Bidasoa y en la bahía de Higuer. El 24 de mayo tuvo lugar en el Ayuntamiento de Hendaya (Francia) la XX reunión de la Comisión Técnica Mixta del Bidasoa, bajo la presidencia de turno francesa. La reunión contó con una nutrida representación de los organismos y autoridades francesas y españolas que mantienen competencias en el río Bidasoa. Fue presidida por primera vez por el delegado del Mar y Litoral del Departamento de Pirineos Atlánticos, al que recientemente le han sido transferidas las competencias de la desaparecida figura del comandante naval de Bayona. La delegación española estaba encabezada por el comandante naval de San Sebastián, que alterna anualmente la presidencia de la Comisión con su nuevo homólogo francés. Esta importante cita anual, sirvió para actualizar la agenda de asuntos abiertos que afectan de forma común a los dos países ribereños del Bidasoa, y debatir nuevos asuntos, algunos de los cuales se plasmaron en propuestas concretas a la CIP para su aprobación. Algo de Historia: La Isla de los Faisanes, seis meses española, seis meses francesa La Isla de los Faisanes no es más que un banco de arena en la desembocadura del río Bidasoa, que sirve de frontera entre España y Francia. La isla pertenecía antiguamente al término municipal de Fuenterrabía, pero en la actualidad está administrada por el Ayuntamiento de Irún y el municipio francés de Hendaya. Un pequeño islote cuya soberanía es compartida entre España y Francia durante seis meses al año cada uno, tiempo durante el cual cada país se encarga de su cuidado. De unos 6.000 m², la mitad de un campo de fútbol, es el territorio en condominio más pequeño del mundo. Un lugar histórico donde se fijaron los límites fronterizos entre los dos países y se firmó la paz para poner fin a La Guerra de los Treinta Años, en el llamado Tratado de los Pirineos. Además de la rúbrica del Tratado de Paz de los Pirineos, entre los abundantes sucesos históricos que tuvieron lugar en esta isla, se han llevado a cabo intercambios de rehenes, entregas de infantas casaderas, etc. Corría el año 1659, y las dos potencias mundiales llevan 25 años de guerra. Estaban exhaustos; ambos países necesitaban la paz. Es entonces cuando este lugar adquiere protagonismo. La Isla de los Faisanes se convierte en el lugar ideal para un encuentro en absoluto pie de igualdad. A la casualidad geográfica se añade la obra del hombre. Se construyen puentes de barcas idénticos desde cada orilla, y se levanta «una barraca», con dos partes exactamente iguales y una sala de conferencias que no es común, sino dividida por una frontera, la mitad española, la mitad francesa. Sentados en mesas exactamente iguales, mantendrán 24 sesiones de negociación los primeros ministros de Madrid y París, don Luis de Haro y el Cardenal Mazarino, entre el 13 de agosto y el 7 de noviembre de 1659. Entre las personalidades de la reunión estaba Velázquez, que aparte de su profesión de pintor también era el encargado de la logística. Era el aposentador real, encargado de la preparación del encuentro. Tuvo que planificar la ruta a seguir por el rey desde Madrid hasta Fuenterrabía. Acto de traspaso de jurisdicción entre Francia y Con un séquito formado por la totalidad de los altos dignatarios de la corte. España de la isla de los Faisanes. Velázquez debió ocuparse de la planificación, organización y control de los aposentos reales en cada plaza del recorrido que hiciera la corte, la selección del personal que debía viajar, equipamiento, transporte de personas y materiales, acopio de enseres y mobiliario, muchos de ellos fabricados especialmente para esta ocasión, trazado de rutas de ida y retorno. Elección de las localidades por las que debía pasar el monarca, en qué ciudades almorzaría y en cuáles pernoctarían, preparación de los agasajos protocolarios en cada una de ellas y la construcción y decoración de la parte española del edificio sede de la cumbre hispano francesa en la isla de Los Delfines. Este cometido de Velázquez como aposentador resultó del agrado de Felipe IV, aunque la gran responsabilidad y esfuerzo que le exigió este importante


BIP 155
To see the actual publication please follow the link above