Page 55

MEMORIAL DE CABALLERIA 84

Doctrina, Táctica y Operaciones son diferentes, aunque puedan compartir bastantes aspectos comunes, en el marco del «combate embarcado». Indudablemente, estos RAC tienen ventajas desde el punto de vista logístico al poder compartir instalaciones de mantenimiento y simuladores de apoyo a la instrucción y adiestramiento, pero perfectamente podrían funcionar sin estar bajo la estructura del regimiento, como es el caso del GCAC Villaviciosa XII. Por lo tanto habrá que dejar pasar un tiempo y analizar las ventajas e inconvenientes de esta solución organizativa. Hablando de las diferencias y similitudes de las dos armas, tanto infantería como caballería comparten medios acorazados. Las dos armas emplean la «maniobra» como una de sus funciones de combate principales y son responsables tanto la infantería acorazada/mecanizada como las unidades de caballería del «combate embarcado». En determinadas circunstancias podemos cumplir las mismas misiones (p.ej. ser reserva) con procedimientos similares, aunque sin olvidar que cada arma tiene sus propios cometidos y que sus unidades actúan de acuerdo a procedimientos propios de empleo (las unidades de caballería actúan normalmente en frentes más amplios, con mayores profundidades y en situaciones donde debe prevalecer la flexibilidad en su maniobra y la rapidez en su ejecución). En el Ejército de Tierra sigue teniendo mucho peso el sentimiento de pertenencia a un arma. La actual Doctrina (PD1-001) «Empleo de las Fuerzas Terrestres (2011)» ha eliminado la relación que inicialmente el concepto de arma establecía con las funciones de combate, y afirma su componente organizativo al establecer que «gran parte de las pequeñas unidades que constituyen la estructura orgánica del Ejército de Tierra están formadas sobre la base de las distintas Armas»2 y que «aportan una especialización tanto más importante y necesaria cuanto menor es la entidad de la unidad». Sin embargo, mantiene ciertos aspectos reflejados en las Doctrinas anteriores marcando las diferencias: «las Armas son depositarias de valores tradicionales, proporcionan identidad y espíritu a sus componentes, y se diferencian por sus características particulares de actuación». Desde la promulgación de la Ley 17/89 (de 19 de julio) «Reguladora del Régimen del Personal Militar Profesional» se introdujo el concepto de «Especialidad Fundamental»3 en cada escala con la finalidad de desarrollar los cometidos que encomendaba al personal del Cuerpo4 al que pertenecían. Este concepto ligado a la gestión de personal se vinculó, sin mencionarlo explícitamente, con el de las armas tradicionales; aunque éstas estaban más relacionadas con la organización básica de las unidades. Si bien es verdad que las especialidades fundamentales han modificado a las armas tradicionales (Ingenieros se dividió en Zapadores y Transmisiones), o aumentado su número como en la reciente creación de la especialidad de Aviación del Ejército, el concepto de arma y especialidad fundamental siguen siendo conceptos que confundimos en nuestro día a día. Desde el punto de vista de las unidades acorazadas, el modelo de trayectoria y de gestión de personal de la especialidad fundamental de infantería en el caso de los oficiales parece no ser la más adecuada, al menos para las unidades de la División San Marcial. Actualmente se permite el cambio de destino entre unidades ligeras, mecanizadas y de carros de combate sin exigir la experiencia y conocimientos necesarios para el manejo de estas plataformas de combate a los que llegan y sin rentabilizar la costosa capacitación y experiencia de quien las abandona. En las escalas de tropa y suboficiales ya se han diferenciado las especialidades de Infantería Ligera (ILIG) e Infantería Acorazada/ Mecanizada (IAC/MZ) para tratar de paliar en cierta manera este problema. En cuanto a la formación del personal de infantería y caballería no es muy diferente en lo relativo a los aspectos técnicos de los medios acorazados/mecanizados; pero responde a planes de estudio y a actividades formativas distintas en cuanto a la formación táctica que debe adaptarse a las diferentes misiones que les corresponden. Para aumentar la eficacia operativa de las unidades que actúan sobre 2  Capítulo 4, punto 2. Las Armas. 3  Capítulo 1, Artículo 12. Especialidades. 4  Los Cuerpos militares se clasifican en Cuerpos específicos de los Ejércitos (General de las Armas, de Intendencia, de Ingenieros Politécnicos y de Especialistas) y Cuerpos comunes de las Fuerzas Armadas (Jurídico Militar, de Intervención, de Sanidad y de Músicas Militares). 56 Memorial de Caballería, n.º 84 - Diciembre 2017


MEMORIAL DE CABALLERIA 84
To see the actual publication please follow the link above