Page 60

MEMORIAL DE CABALLERIA 84

Doctrina, Táctica y Operaciones Memorial de Caballería, n.º 83 - Junio 2017 61 El combate actual es claramente interarmas12 y así debe ser la preparación de las unidades en el marco de sus brigadas, sin que la pertenencia a las diferentes armas sea ningún condicionante. Además, la cooperación entre los carros y la infantería (ya sea ligera o protegida en vehículos) no ha perdido su vigencia y sigue siendo necesaria para el cumplimiento de determinadas misiones, tal como podemos ver en el último contingente enviado a Letonia. La creación del Arma Acorazada, reuniendo en una única arma todos los carros de combate, se enfrentaría en el Ejército a una gran resistencia por las implicaciones emocionales que acarrearía. Ya sea con la opción de la pérdida de unidades de carros para la infantería o con la pérdida de la denominación de caballería en el otro caso. Todo ello sin hablar de las implicaciones que tendría en el ámbito de la organización del ejército, la enseñanza, los aspectos institucionales, la gestión de personal del arma que se transformase y la doctrina. Por lo tanto, si ahora tuviese que contestar a nuestro anterior JEME sobre si estoy a favor de la creación del Arma Acorazada mi respuesta sería: NO. Una negativa clara porque no veo la necesidad operativa ni doctrinal; porque el combate actual no se concibe sin la actuación combinada de todas las capacidades que aportan todas las armas y así debemos adiestrarnos; porque ya no son de aplicación las razones que en su día aconsejaron su creación en otros países y porque chocaría con el fuerte sentimiento de pertenencia a nuestras armas respectivas que afectaría sin duda a la moral del personal implicado. Todo ello sin entrar a valorar las medidas que habría que tomar para adaptar los aspectos antes mencionados a la creación del nuevo arma. Otra cuestión es que exista una clara necesidad de conformar un modelo de enseñanza donde, a diferencia de lo que ocurre en la actualidad, se establezca una secuencia lógica y progresiva por niveles de conocimiento para el personal de las unidades con medios acorazados en función de su escala (oficiales, suboficiales y tropa), de su puesto táctico y de la plataforma empleada en su destino. De la misma manera que sería necesario establecer en los MPLTO las aptitudes exigibles para desempeñar determinados puestos tácticos relacionados con el empleo y mando de estas unidades, y estudiar la conveniencia de crear un curso único de especialización (al igual que existen para las unidades paracaidistas, operaciones especiales o montaña) en medios acorazados para los oficiales de infantería y caballería. NOTA DEL AUTOR El teniente coronel Fernández Guillén es actualmente el Jefe del Grupo de Caballería Acorazado Villaviciosa XII, perteneciente a la Brigada Guadarrama XII. En el año 2004 realizó el Curso Avanzado del Arma Acorazada (ACCC13) del Ejército de Estados Unidos y fue profesor del Curso de Unidades Acorazadas/Mecanizadas para oficiales de Caballería el año 2005. 12 No se concibe la actuación de la Infantería o la Caballería sin contar con elementos de Zapadores, Transmisiones, observadores avanzados de Infantería o incluso controladores aéreos avanzados para contar con apoyo de aviación. 13 Armor Captain’s Career Course. Carro de combate Leopardo 2E. Foto de internet


MEMORIAL DE CABALLERIA 84
To see the actual publication please follow the link above