Historia y Patrimonio - JINETES ESPECIALISTAS EN CARROS DE COMBATE (I).EL DISTINTIVO DE CARROS DE COMBATE DE CABALLERÍA

MEMORIAL DE CABALLERIA 84

Historia y Patrimonio Memorial de Caballería, n.º 84 - Diciembre 2017 73 JINETES ESPECIALISTAS EN CARROS DE COMBATE (I). EL DISTINTIVO DE CARROS DE COMBATE DE CABALLERÍA Ángel Abengochea Jiménez-Alfaro coronel de Caballería (Reserva) INTRODUCCIÓN La especialización en carros de combate supuso la principal aportación de los jinetes a la mecanización de la caballería española, mediante un largo proceso que permitió la transición desde las tradicionales unidades a caballo hacia las unidades acorazadas y mecanizadas, tal como las conocemos desde hace cincuenta años. En un par de artículos se van a presentar las principales vicisitudes que acompañaron el nacimiento y posterior evolución de una especialidad que, con el paso del tiempo, llegó a generalizarse entre los oficiales y suboficiales del arma, pero que desde hace unos años se halla pendiente de encontrar su adecuado sentido dentro del ejército actual. En el primer artículo se va a centrar la atención en un aspecto que a priori pudiera parecer secundario como es el de la uniformidad, pero que encierra un fuerte componente moral en los integrantes del arma. La especialidad en carros daba derecho a ostentar sobre el uniforme unos distintivos con los que se terminaría identificando como jinetes carristas a varias generaciones de oficiales y suboficiales de caballería. En un segundo artículo se expondrá el importante papel jugado por la especialización de los jinetes en la mecanización del Arma de Caballería, para lo que se aborda el tema desde los principales factores que influyeron en todo ello. La organización del arma, el progreso de los materiales acorazados, la enseñanza militar y la carrera profesional se describen y entrelazan para resaltar la participación entusiasta y proactiva de los jinetes en todo el proceso. Por último, se ofrecen algunas reflexiones y sugerencias sobre el futuro de la especialidad. ANTECEDENTES DEL DISTINTIVO Muy pocos años tardó el carro de combate en merecer la atención del legislador para introducir su novedosa figura en la uniformidad del ejército español. Tras un corto período de experimentación que concluyó con la decidida recomendación de su adquisición en 1919, tres años después desembarcaba en el puerto de Melilla la primera unidad de carros para entrar en campaña de forma inmediata. Inicialmente estaba compuesta por siete carros Renault FT-17. El distintivo de servicios en campaña en los carros de asalto de infantería se instauró en el año 1923 a propuesta de la Escuela Central de Tiro, para distinguir a aquellos oficiales y clases de tropa que participasen en la Campaña de Marruecos (1909-1927) encuadrados en las noveles unidades de carros de asalto de infantería1. Se trataba de un conjunto metálico constituido por dos fusiles cruzados y enlazados por un ramo de laurel, todo dorado, a excepción de los cuchillos bayonetas que serán plateados, llevando sobre el cruce un carro de asalto, también plateado y encima la corona real, dorada sobre fondo encarnado. El modelo de carro elegido para la figura fue el Renault FT-17. Sus dimensiones no se citaban expresamente, por lo que cabe pensar que debían tomarse de la figura tal y como aparecía publicada en la Colección Legislativa. 1 Real Orden Circular de 8 se septiembre de 1923. Distintivos-Uniformidad. Colección legislativa número 165. HISTORIA


MEMORIAL DE CABALLERIA 84
To see the actual publication please follow the link above