Page 3

BOTD 56

Editorial PROYECTO CONDOR A lo largo de los últimos años el uso de los RPAS ha dejado de ser exclusivamente militar, comenzando a emplearse a nivel civil. El alto número de aplicaciones en las que estos sistemas pueden ser empleados, ha favorecido que el volumen de ventas de estos sistemas en el mercado civil no haya hecho más que aumentar, lo que está generando una reducción en los costes de adquisición de sistemas y componentes, permitiendo su acceso a un público mayoritario, y favoreciendo un avance tecnológico muy acusado. La proliferación de los RPAS, especialmente los de pequeño tamaño, gracias a su facilidad de adquisición y manejo, bajo coste y baja dificultad de control en su operación, especialmente en ambiente urbano añadido a sus posibilidades de empleo, está planteando nuevos retos a la hora de controlar el uso que se hace de ellos, sin que esto suponga un riesgo al operador del mismo o terceros, ajenos a la operación. La lenta evolución de la legislación que regula su uso está provocando en muchos casos un desconocimiento por parte de los usuarios de las limitaciones que existen en su empleo. Ello sumado al uso indiscriminado de los RPAS, ha provocado incidencias como son el sobre vuelo de infraestructuras críticas, cabeceras de pista, sobre vuelo de personalidades, etc. Además de ello, existe una honda preocupación tanto en las FAS como en las FCSE por la posibilidad de su empleo con fines terroristas, al permitir la tecnología actual que los “drones” transporten pequeñas cargas explosivas o de otra índole, a saber, bacteriológica o química, con una mínima exposición del operador. El uso terrorista de los RPAS comenzó mediante el empleo de sistemas comerciales modificados con el fin de realizar operaciones ISR y ataque mediante lanzamiento de cargas explosivas. En un corto periodo de tiempo esta amenaza ha evolucionado volviéndose más compleja, contando estos grupos terroristas con capacidad de ingeniería, lo que permite aumentar la precisión y capacidad destructiva de los RPAS empleados para tales fines. La necesidad de contar con capacidad para hacer frente a esta amenaza, ha provocado que en los últimos dos años el tejido industrial haya comenzado a utilizar nuevas tecnologías para desarrollar nuevos sistemas anti-RPAS. Actualmente las FAS sienten la necesidad de contar con sistemas anti-RPAS que permitan hacer frente a esta amenaza. Con el fin de evaluar y conocer en profundidad el estado del arte a nivel nacional en este campo (características y capacidades de los sistemas), se ha elaborado un plan denominado Proyecto CONDOR. Este proyecto, diseñado en tres grandes fases, tiene como objetivo final la evaluación operativa de las capacidades de los sistemas C-RPAS existentes en el mercado nacional, más desarrollados y maduros desde el punto de vista tecnológico, y que cumplan en mayor o menor grado con los requisitos demandados por las FAS. Para ello se ha definido un proceso de evaluación junto al INTA a través del cual los sistemas van a ser evaluados. Esta iniciativa pretende abarcar tanto sistemas portátiles como pueden ser aquellos destinados para un empleo a nivel individual dentro de una estructura orgánica (Unidad), como C-RPAS fijo o móvil, orientados a la protección de instalaciones tanto en Territorio Nacional como en zona de Operaciones, siendo la primera fase del proyecto la correspondiente a los primeros. Como conclusión destacar que este proyecto está en consonancia con las líneas de acción derivadas de la Estrategia de Seguridad Nacional de 2013 y conducentes al “fortalecimiento del tejido industrial español de Defensa mediante las acciones de fomento, proyección y colaboración con las capacidades nacionales que, salvaguardadas las necesidades operativas propias, se estimen necesarias”. Además se encuentra en consonancia con las líneas de actuación marcadas por la Agenda para el fortalecimiento del sector industrial en España: “apoyar el crecimiento y la profesionalización de las PYME españolas, apoyar la internacionalización de las empresas industriales y diversificación de mercados, orientar la capacidad de influencia de España a la defensa de sus intereses industriales”. Boletín de Observación Tecnológica en Defensa n.º 56. Primer trimestre 2018 3


BOTD 56
To see the actual publication please follow the link above