Page 111

MEMORIAL CABALLERIA 85

Varios 109 MISCELÁNEA Esto exige la constante actualización de sus conocimientos y habilidades; así mismo, una formación técnica integral le permitirá alcanzar la necesaria visión de conjunto óptima para identificarse con los valores y objetivos en todos los escalones de mando». En la publicación ME7-007 El Mando como líder, se define la iniciativa, una de las cualidades del líder, como: «la capacidad de llevar a cabo las acciones necesarias en un momento determinado de incertidumbre sin que nadie nos dirija». Y esta iniciativa debe ser inherente al mando en todos los escalones. No puede escudarse en el cumplimiento de las órdenes para dejar de prestar su aportación a la consecución de objetivos. «De qué sirve contratar a los mejores si luego les decimos lo que tienen que hacer. Hay que Memorial de Caballería, n.º 85 - Junio 2018 contratarlos para que nos digan a nosotros qué hacer». Steve Jobs La aplicación de la iniciativa no significa sin embargo que se cambien las órdenes, sino que se profundice por medio de su adaptación inteligente a los casos concretos, siempre sin perder de vista el propósito del mando. Cuando la orden recibida no concuerda en absoluto con la situación que la motivó, y no hay tiempo material para pedir su rectificación, la obligación del jefe de unidad, en todos los niveles, es afrontar la nueva situación haciendo uso de su espíritu de iniciativa. El concepto de mando orientado a la misión («mission command» en inglés) está recogido en la PD1-001 Doctrina. Empleo de las Fuerzas Terrestres y consiste en actuar con iniciativa conforme al propósito del jefe y a la misión. Esto permite a un jefe descentralizar parte de su autoridad en la toma de decisiones según la situación. De esta forma se consigue fomentar la iniciativa, la imaginación y la asunción de la propia responsabilidad por los subordinados, permitiendo incrementar su capacidad de adaptación operativa en las distintas situaciones y su grado de compromiso con la misión. En este sentido, el propósito del jefe será el marco de referencia que guíe la iniciativa de sus subordinados ante la evolución de la situación. Por último, hay que tener claro que las iniciativas no se toman para probar suerte o por capricho. Además, para tomar una iniciativa hay que estar en posesión de los conocimientos que configuran íntegramente la competencia profesional. Lo contrario sería una temeridad. Existen unas órdenes, una misión que cumplir y el propósito establecido por el mando. En muchos casos además existirá la posibilidad de informar a nuestros superiores sobre las variaciones de la situación y recabar nuevas instrucciones, aportando en ese momento nuestras propuestas (iniciativas) que ayuden a la toma de nuevas decisiones. Pero no es la toma de decisiones ante lo imprevisto la única manera de mostrar iniciativa en el Ejército. En nuestro día a día en las unidades también podemos demostrar esa cualidad: • Haciendo propuestas de mejora en nuestro trabajo, exponiendo de forma ordenada, argumentada y respetuosa, nuestra opinión de cómo se pueden hacer mejor las cosas y ser más eficaces y eficientes. • Proponiendo soluciones a los problemas que se nos presenten o nos afecten, mostrando así implicación en la unidad. • Dando ejemplo en su desempeño diario, de forma que se valore su trabajo y sus propuestas. • Siendo voluntario. • Preguntando si hay trabajo pendiente. • Planteando cuestiones del futuro para anticiparnos a posibles problemas y así darles solución antes de que se presenten… De todas estas maneras y algunas más, también se muestra nuestra iniciativa.


MEMORIAL CABALLERIA 85
To see the actual publication please follow the link above