Page 52

MEMORIAL CABALLERIA 85

Doctrina, Táctica y Operaciones Las condiciones de vida en las que se desarrollaba mi trabajo en el Cuartel General de la Misión de EUTM distaban mucho de mi estilo de vida normal. Seis meses sin apenas espacio para realizar deporte ni posibilidad de conocer gentes y lugares, ocupaciones a las que acostumbro dedicar una parte importante de mi tiempo libre. Por ello eran contadas las ocasiones en las que no me unía a las actividades de ocio organizadas por la Misión de la Unión Europea que permitían respirar un poco de aire más allá de las alambradas e interactuar con la población civil y militar de otras organizaciones presentes en la zona. Tan sólo dejé de ir en las ocasiones en las que el trabajo o el servicio no me lo permitieron. De manera habitual, los domingos se programaba una actividad que consistía en pasar la jornada de descanso semanal en un centro recreativo. Lo normal era hacerlo en uno llamado Badalodge, situado a orillas del río Níger, en un barrio de la ciudad de Bamako, pero por motivos de seguridad, y para evitar la rutina, de vez en cuando se acudía a uno alternativo llamado Le Campement, situado a las afueras de la capital, a unos 45 minutos de trayecto. 50 Memorial de Caballería, n.º 85 - Junio 2018 Recorrido Por ser lugares frecuentados por personal extranjero de organizaciones y empresas civiles privadas y públicas, así como personal de otras misiones presentes en Mali, todos ellos objetivos de las amenazas terroristas, se trata de instalaciones que cuentan con medidas de seguridad extraordinarias y personal armado dedicado a la protección de los clientes. Para el domingo día 18 de junio se había aprobado la actividad en el centro Le Campement– Kangaba. Sobre las 10 de la mañana, un grupo de doce compañeros de EUTM emprendimos viaje hacia el lugar. Junto a mí, formaban parte del grupo otros ocho oficiales y tres suboficiales de siete nacionalidades. La Comisión de Seguridad de la Misión (Mission Security Board) marcaba que, para este tipo de actividades, era obligación portar como mínimo un arma corta para el conjunto de participantes como medida de autoprotección. Principalmente para los traslados en vehículo, pues como he señalado, una vez alcanzado el destino, se confiaba en la seguridad privada de la instalación la protección frente a las amenazas externas. En esta ocasión dos componentes del grupo de EUTM portaban arma corta, un teniente coronel húngaro que ejercía a la vez labores de coordinador del grupo y uno francés.


MEMORIAL CABALLERIA 85
To see the actual publication please follow the link above