Page 62

MEMORIAL CABALLERIA 85

Doctrina, Táctica y Operaciones El teniente coronel italiano me dio la idea de ponerme unas ramas con hojas que había cortado. Lo intenté pero era imposible hacer que se fijaran unidas a mis pies. Les pedí que iniciaran el movimiento y que no se preocuparan por mí, continuando en dirección sur, colina arriba. Probablemente fue ese uno de los momentos más difíciles del día. Al tratar de ponerme de pie y avanzar, apenas pude avanzar un par de metros y caí al suelo. Tenía también heridas en las rodillas. Me di cuenta que iba a resultar muy difícil subir con la premura que la situación requería. Sentí que en ese momento podía ser un lastre para el grupo e insistí que se marcharan hacia arriba, que llevaba la pistola y podía cubrir su repliegue. Nunca olvidaré la imagen de aquellas dos mujeres holandesas que se detenían constantemente ofreciéndome su ayuda, negándose a abandonarme y yo poniéndome de pie en varias ocasiones y diciéndoles con gestos que estaba bien, tratando de avanzar un poco y cayendo de nuevo al suelo. Cuando ya no podía continuar por la intensidad del dolor recorrí los últimos 30 metros utilizando solo uno de mis brazos, arrastrándome por el suelo marcha atrás. Ruta de evacuación de la primera posición a la segunda (vista cenital y distancia 116 m) Una vez alcanzada la divisoria, el teniente coronel italiano fue en dirección este para tratar de localizar al personal de rescate, mientas yo permanecía cerca de una valla que delimitaba Le Campement por la divisoria. En ese momento escuché una conversación por radio en español a escasos 15 metros dirección oeste de mi posición. Llamé su atención con voces diciendo « ¡Estamos aquí!». Un componente se acercó a la valla y utilizó sus alicates para hacer un agujero en ella, mientras otro llegaba para dar protección. Inmediatamente después otros dos componentes del equipo se sumaron al grupo de rescate, proporcionándonos a mí y al resto del grupo ya reunido de 11 personas defensa próxima y protección frente a la amenaza puesto que, de manera intermitente, se seguían escuchando disparos ya al otro lado de la ladera. Fui recogido a hombros por uno de los miembros y ayudado a atravesar la valla y descendimos unos metros para alejarnos de la zona de peligro lo más posible. 60 Memorial de Caballería, n.º 85 - Junio 2018


MEMORIAL CABALLERIA 85
To see the actual publication please follow the link above