Page 68

MEMORIAL CABALLERIA 85

Doctrina, Táctica y Operaciones Igualmente, y para conocimiento de los lectores, en el curso también quedan habilitadas plazas para MADOC/DIENADE y personal extranjero de «países amigos», limitándolas en el primer caso a profesores que impartan enseñanzas relacionadas con la táctica que en el curso se trata, de la Academia de Caballería y/o la Academia General Militar, siendo el personal idóneo capitanes de caballería y en su ausencia comandantes. Del mismo modo, y desde hace ya 3 años, el CAUAM para oficiales de caballería, en sincronismo con el mismo curso para oficiales de infantería, el cual se desarrolla en la toledana Academia de Infantería, oferta una plaza para un profesor de dicha unidad, intercambio que ya hemos descrito como muy provechoso para ambos centros. Este hecho se considera todo un acierto, más si cabe teniendo en cuenta −desde la nueva estructuración del Ejército de Tierra- la existencia de regimientos acorazados (RAC) en los que conviven grupos de caballería acorazados (GCAC) con batallones de infantería de carros de combate (BICC). Es de destacar además, en este punto, que dicho curso tiene un valor de 4 puntos según el baremo recientemente actualizado del Anexo I a la NG 01/127. Siendo el CAUAM uno de los pocos cursos exclusivos que existen en nuestra Arma y teniendo dicho valor, debe ser un aliciente de mucha importancia para la realización del mismo por parte de todo oficial de caballería. En esta misma idea, incluso se ha propuesto que dicho curso disponga de un distintivo propio que identifique al personal que posea dicha aptitud. CONCLUSIONES Los conflictos actuales, los diferentes escenarios en los que se están empleando las unidades acorazadas/mecanizadas, el enemigo siempre cambiante, la amenaza ya en muchos casos no asimétrica sino híbrida (ojo con «afganizar» todos los escenarios) o el uso de nuevas tecnologías tanto por parte de nuestras fuerzas como por parte del enemigo, hacen que resulte totalmente necesaria la realización de este curso por parte de los futuros capitanes jefes de escuadrón, hasta tal punto que me atrevería a proponer la obligatoriedad de la realización del mismo para poder mandar dicha unidad. Propuesta muy ambiciosa que choca con múltiples factores que no vamos a detallar, pero sería ideal que todos los oficiales de cada una de las promociones, destinados en nuestras unidades, en su primer año de capitán pasaran por nuestras aulas. A pesar de que con los nuevos planes de estudio nuestros futuros mandos de unidad egresan con la suficiente capacitación exigida en los mismos, lo cierto es que el tiempo que pueden dedicar al empleo tanto teórico como práctico de la táctica de nuestras unidades en los centros de enseñanza ha disminuido considerablemente en comparación a años anteriores; unido esto al hecho por todos conocido de que la vida diaria de las unidades no deja todo el tiempo que se quisiera para la ejecución y desarrollo de temas tácticos (tanto de planeamiento como de ejecución), obligan necesariamente a los futuros mandos de escuadrón a familiarizarse con conocimientos y lecciones aprendidas actuales de los últimos conflictos o a ponerse al día con las capacidades de los materiales más novedosos y, en consecuencia, a realizar este curso. No cabe duda de que por ser este curso la principal actividad en la enseñanza de perfeccionamiento para los oficiales de la especialidad fundamental Caballería, esta se convierte en una de las actividades prioritarias de dicha enseñanza en la Academia de Caballería y por lo tanto debería ser una prioridad a tener en cuenta a la hora de distribución de créditos presupuestarios. Relacionado con este punto y después del estudio realizado tras la celebración del último curso, se propone un pequeño aumento de la duración del mismo en su fase de presente (no así en su fase a distancia en la que se mantendrían los mismos créditos) y del número de concurrentes al CAUAM. A pesar de que la finalidad del curso se consigue de modo satisfactorio, el aumento de su duración permitiría que los objetivos se alcanzasen de modo más eficiente. Se considera que el impacto que tendría en las unidades, refiriéndome a la falta de estos mandos de escuadrón por un poco más de tiempo, 7 NG 01/12: «Norma General de cursos a tener en cuenta en los procesos de evaluación del personal militar profesional». 66 Memorial de Caballería, n.º 85 - Junio 2018


MEMORIAL CABALLERIA 85
To see the actual publication please follow the link above