Historia y Patrimonio - JINETES ESPECIALISTAS EN CARROS DE COMBATE (II). LA ESPECIALIDAD DE CARROSDE COMBATE DE CABALLERÍA

MEMORIAL CABALLERIA 85

Historia y Patrimonio HISTORIA JINETES ESPECIALISTAS EN CARROS DE COMBATE (II). LA ESPECIALIDAD DE CARROS DE COMBATE DE CABALLERÍA Ángel Abengochea Jiménez-Alfaro coronel de Caballería (Reserva) Renault FT-17 conservado y expuesto en el PCMASA 2 Memorial de Caballería, n.º 85 - Junio 2018 85 LOS ORÍGENES DE LA ESPECIALIDAD Cuando a comienzos de los años 20 del pasado siglo el carro de combate hacía su aparición en el ejército español, la Escuela Central de Tiro constituía el órgano responsable de desarrollar los estudios técnicos y experiencias de materiales del Ejército de Tierra y, a la vez, servía como establecimiento de instrucción para las Armas1. En consecuencia, se le asignó la experimentación y adquisición de los primeros carros Renault FT-17, tareas que recayeron en su tercera sección (Infantería). Desde 1922 hasta 1926 estos carros tuvieron la oportunidad de intervenir en la Campaña de Marruecos, donde actuaron encuadrados en una compañía de carros de asalto de infantería. En la misma campaña actuó otra segunda unidad de carros que se formó con seis carros Schneider CA 1 modelo 1916 con cañón de 75 mm, en este caso asignados a Artillería y encuadrados en una batería de carros de asalto de artillería. Mientras tanto, en el Arma de Caballería todos los regimientos de lanceros, dragones, cazadores y húsares continuaban a caballo y las ametralladoras ya se habían incorporado de pleno a sus plantillas y procedimientos. Leyendo los ejemplares del Memorial de Caballería publicados en la época se observa que, como fruto de las experiencias de la Gran Guerra, se cuestionaba seriamente en el arma el papel tradicionalmente preponderante de la maniobra respecto al fuego. El tiro era el motivo principal de un prestigioso curso para segundos tenientes que impartía la cuarta sección de la Escuela Central de Tiro (Caballería) −con una duración de cuatro meses- y que propició un avance significativo tanto en la formación de los oficiales como en la instrucción y actuación de las unidades. Tras la disolución de la compañía de carros de asalto y la consiguiente repatriación de su material desde Marruecos, en 1926 se constituía un grupo de carros de asalto que, nuevamente, quedaría afecto a la tercera sección (Infantería) de la Escuela Central de Tiro2 y serviría de unidad escuela a fin de permitir la especialización de los oficiales y clases de segunda categoría (suboficiales), además de acoger las prácticas a realizar por los oficiales que tuvieran ya adquirido el curso. El grupo dispuso de una compañía de carros FT-17, pero nunca de su proyectada compañía de carros Trubia, el modelo de carro nacional que no logró superar su desarrollo industrial. Para lograr el destino en la escuela como oficial profesor se establecía el requisito de disponer del diploma de aptitud para dichos materiales. Con la designación de un centro de enseñanza de referencia, el destino al mismo de un profesorado especialista en la materia y el establecimiento de las correspondientes actividades de formación, se puede considerar que había nacido la especialización en carros de combate para el ejército español. 1 Real Orden Circular de 11 de enero de 1904, CL número 1 y Real Orden Circular de 28 de enero de 1904, CL número 19. 2 Real Orden Circular de 22 de noviembre de 1926. Colección legislativa número 408.


MEMORIAL CABALLERIA 85
To see the actual publication please follow the link above