Page 12

BIP 158

Historia y Cultura Naval Después de lo que pareció un intento de embestir al buque insignia del Comodoro Schley, el USS Brooklyn, Cervera encalló en tierra al Infanta María Teresa justo a unas pocas millas al oeste de la entrada de la bahía de Santiago para permitir que su equipo se salvara. A pesar de ser severamente dañado por las explosiones y el fuego, la marina de guerra de los Estados Unidos encontró el crucero salvable, fue puesto a flote nuevamente y llevado a la bahía de Guantánamo para las reparaciones preliminares. Mientras era remolcado por el barco Vulcan a Norfolk, Virginia, para reconstruirlo, les sorprendió una tormenta tropical. La línea de remolque fue cortada, y perdieron al Infanta María Teresa en el mar. Finalmente se hundió entre dos arrecifes en Cat Island (Bahamas) y fue declarado pérdida total —El Vizcaya fue la segunda nave en salir del puerto el 3 de julio de 1898. Sufriendo el fuego americano durante la batalla de Santiago, encajó 4 obuses de 203 mm, 9 de calibre medio y 12 de calibre ligero. El capitán Antonio Eulate encalló el Vizcaya en las rocas cerca de Aserradero, en las cercanías de Santiago y se entregó para evitar mayores pérdidas de vidas de su tripulación. —El Cristóbal Colón, que era el único barco que parecía poderse poner a salvo al ser el más rápido de ambas flotas, fue el tercer buque en salir de la bahía de Santiago el 3 de julio de 1898. El Colón, un buque rápido, consiguió tomar distancia de los barcos enemigos hasta que consumió todo el carbón de buena calidad que llevaba y tuvo que comenzar a utilizar un carbón de mala calidad cargado en Santiago de Cuba. Perdió velocidad y fue alcanzado por los estadounidenses. Su comandante, el capitán de navío Emiliano Díaz y Moreu, como en los otros casos decidió embarrancarlo y evitar que cayera en manos del enemigo. La tripulación abrió las válvulas que inundaron el barco en la desembocadura del río Turquino, a unos 90 kilómetros de la entrada de la bahía de Santiago. Fue el buque español menos dañado y hoy es el pecio mejor conservado de la flota de Cervera. El Cristóbal Colón, de hecho, prácticamente quedó indemne, y eso que un crucero acorazado nada tenía que hacer frente a un poderoso acorazado. Los norteamericanos intentaron desembarrancar el Colón remolcándolo con el USS Oregon con la intención de incorporarlo a su flota, pero la precipitación hizo que no tuvieran en cuenta el hecho de que la tripulación española hubiera abierto las válvulas de fondo para inundar el buque, con lo cual zozobró y se perdió definitivamente. Fue el máximo exponente de la improvisación y mala planificación de la escuadra española, pues, sin su artillería principal, se mandó un buen barco a un combate en el que no tenía ninguna posibilidad. —El Oquendo fue el cuarto barco en salir. En ese momento el USS Iowa, el USS Oregon y el USS Indiana habían avanzado su posición, teniendo en la línea de tiro toda la boca de la bahía de Santiago. Esto provocó que sobre el Oquendo cayera todo el fuego concentrado de los tres acorazados, siendo destrozado incluso antes de salir por completo. Recibió 43 impactos de los cañones de 57 mm del Iowa, por lo que la mayor parte de los marineros en las cubiertas superiores fueron muertos o heridos. El Oquendo también sufrió el fuego de los cañones más pesados de la flota norteamericana, incluyendo tres impactos de 203 mm (8 pulgadas), uno de 152 mm (6 pulgadas), un impacto de 127 mm (5 pulgadas) e impactos de 102 mm (4 pulgadas). Uno de los impactos de 203 mm reventó debajo del cañón de la torre de proa, inutilizando ésta y matando al oficial y a todos los sirvientes. Para agudizar el desastre si cabe, hay que recordar que gran parte de los proyectiles que utilizaban los cañones de 140 mm estaban defectuosos de fábrica, de tal manera que al dispararse, los gases salían por la culata. Ocurrió por tanto lo inevitable, un cañón despidió el cierre matando a todos los sirvientes. Después de que las calderas estallaran, el Oquendo no tenía ninguna capacidad de combate. Su comandante, el capitán Lazaga, mortalmente herido, lo 10 BIP Crucero Acorazado USS Brooklyn. Acorazado USS Oregon. Torpedero Ericson. Acorazado Texas. Retrato del capitán de navío Evans.


BIP 158
To see the actual publication please follow the link above