Page 20

BIP 158

crónicas de a bordo a bordo del BaM Tornado POR JERÓMINO MARTÍNEZ PERIODISTA Siempre resulta interesante para un periodista poder vivir y contar una experiencia a bordo de un buque de la Armada española, en este caso coincidiendo con el planeamiento y ejecución de la guerra de minas enmarcado en el ejercicio «SPANISH MINEX 18», desarrollado entre el 30 de abril y el 11 de mayo del presente año en el Archipiélago balear. Sin duda, una auténtica vivencia donde tuve la oportunidad de conocer todo lo concerniente a este desconocido mundo de las minas fondeadas en los aledaños de la isla balear de Mallorca. Gracias a la oportunidad planteada por la Armada Española y en representación de Diario 16 pude embarcar en el buque de mando y apoyo de la agrupación naval, el BAM Tornado —comandado por el capitán de corbeta Pedro Ramos Carbonell— donde embarcó el Estado Mayor de la Fuerza de Medidas Contraminas con su Comandante al frente, el capitán de navío Rafael Arcos Palacios. El operativo naval comenzaba el 30 de abril en la Estación Naval de Mahón donde atracaba el grueso del dispositivo. El navío portugués Viana do Castelo sirvió para activar la EUROMARFOR (Fuerza Marítima Europea) que contó con la presencia de 14 buques pertenecientes a España, Portugal, Turquía, Grecia, Reino Unido e Italia, además de dos grupos de buceo procedentes de Bélgica y Estados Unidos, sin olvidar la presencia de oficiales extranjeros de Polonia y Emiratos Árabes dentro del Estado Mayor del CN. Arcos. Acabada la activación, los navíos zarparon rumbo a la zona de La Mola para proceder a elaborar dos formaciones distintas: una línea de fila-formación 1 y otra en forma de flecha, mediante distintas evoluciones tácticas emanadas del director del ejercicio, con el fin de captar fotográficamente al grueso de la fuerza en la secuencia «Fotex». Por su parte, una aeronave surcaba el espacio aéreo de la zona de operaciones para fotografiar al núcleo naval. En este punto, es preciso indicar que «la multinacionalidad es un valor añadido» a la hora de llevar a cabo una misión de esta envergadura ya que la misma reúne distintos factores a la hora de planificar las actividades, siendo necesaria «la interoperabilidad 18 BIP » entre los participantes para alcanzar los objetivos planteados, sobre todo en esta ocasión al ser la primera vez que el amplio contingente salía junto a la mar. En resumen: precisión, espectacularidad y competencia. Abarloamiento en la mar Un día después, el Tornado fondeaba a primera hora entre el Cabo Blanco y la Ensenada de La Rápita para efectuar un ejercicio de suministro de víveres, agua y combustible de los Cazaminas participantes en las maniobras. Para proceder a abarloarse a un buque en la mar resulta imprescindible que el personal adscrito a la maniobra esté muy familiarizado con la maniobra, que es necesario practicar mucho para depurar procedimientos. Para cumplir la secuencia, el buque emplea un separador entre buques, a modo de defensa específica conocida como «Yokohama», consiguiendo que la oscilación vertical-horizontal de ambos barcos no entre en sincronismo y pueda dañar el casco de ambos barcos. En este sentido resulta necesario resaltar «el impecable y muy marinero» abarloamiento «preciso» efectuado por el buque griego Evropi por la banda de babor del Tornado. Es por eso que en las operaciones de guerra de minas en escenarios lejanos, es obligado contar con un buque de mando y apoyo para el trabajo de los cazaminas. De esta forma, el buque de mando se transformaría así en el necesario buque de apoyo, sin el cual las operaciones sostenidas en la mar, no serían posibles. En el marco de las operaciones aparece también el procedimiento empleado para  interceptar a un buque terrorista, tras recibirse información contrastada acerca de un buque sospechoso susceptible de llevar potenciales terroristas a bordo y que está aproximándose a Palma de Mallorca (Majoricaland). La información prevé la posibilidad de que los terroristas puedan organizar un encuentro de alto nivel en Palma para atentar contra la población y que contribuya a desestabilizar Majoricaland. El buque español Mar Caribe, que simula al navío terrorista, es el encargado de llevar a puerto tanto el material necesario para el atentado como a los responsables de ejecutar la barbarie terrorista. Su paso siguiente pasaría por acompañarle a Valencia para detenerle y ponerlo a disposición de las autoridades.  


BIP 158
To see the actual publication please follow the link above