Page 9

BOT 57

Tecnologías emergentes receptor consta de una antena Wi-Fi y un módulo electrónico de recepción y almacenamiento de señales de socorro. El acceso a la información recibida por el dispositivo de recepción se realiza con un smartphone conectado al mismo, empleando una aplicación específica para ello. El conjunto antena, modulo receptor y batería pesa en torno a 600 gramos. La aplicación HelpMeFinder, que permite el acceso a los datos de las señales recibidas por el dispositivo receptor, sería empleada por los equipos de rescate. Esta aplicación muestra el smartphone que emite la señal de socorro de manera única (dirección MAC), las coordenadas del smartphone que emite la señal, la hora de recepción de la última señal, la potencia de la señal (dBm) y el mensaje de texto. Pruebas de campo El prototipo de dispositivo receptor desarrollado ha podido ser utilizado en diferentes pruebas de campo tanto en entorno de montaña como entorno marino. Para ello se ha contado con la colaboración de diferentes cuerpos de emergencias como son el Servicio de Montaña y el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, y el Centro de Coordinación y Salvamento Marítimo de Valencia. En todas las pruebas se ha empleado un smartphone Android de gama baja en el mercado (Huawei Y625), dotado de antena Wi-Fi de bajas prestaciones, por lo que los valores de distancia de detección del smartphone son extrapolables y mejorables con otros smartphones Android del mercado. La detección de una onda electromagnética que se propaga desde una fuente está limitada en distancia a la sensibilidad del dispositivo receptor y la potencia de la fuente. En el caso de la tecnología Wi-Fi existe una limitación normativa a 100mW de potencia de transmisión, que en el caso de dispositivos móviles (como smartphones) se reduce a valores de 50mW para menor consumo de batería. Esto permite enlaces de datos activos Wi-Fi en torno a 100 metros sin obstáculos ni interferencias. Sin embargo, como se ha verificado en las pruebas de campo, con un dispositivo receptor muy sensible (dotado de una antena de gran ganancia) y no estableciendo enlaces de datos activos Wi-Fi en el smartphone, es posible detectar una señal con datos a distancias de varios kilómetros. Pruebas en montaña Las primeras pruebas del dispositivo receptor se realizaron en montaña por parte del autor de la investigación en colaboración con montañeros. En el macizo de Sierra Nevada y en periodo estival (sin presencia de nieve) se detecta el smartphone a distancias de hasta 2.8 Km. Posteriormente, en colaboración con el Servicio de Montaña de la Guardia Civil, se realizaron pruebas en la Sierra de Mariola en Alicante verificando la detección de señales cuando existen obstáculos entre el smartphone y el dispositivo receptor, como son rocas, árboles, pequeños promontorios, etc. En estas pruebas se detecta el smartphone a distancias de en torno a 600 metros con buena recepción de señal a través de un bosque de pinos. Finalmente, y para comprobar la propagación de la señal en zonas nevadas de alta montaña, se realizaron varios pruebas en condiciones invernales en el entorno de la estación de esquí de Astún (Pirineo Aragonés) alcanzado distancias de 2.5 km con una buena recepción de la señal. En general, se constata la capacidad de detectar smartphones en entornos abiertos de montaña a distancias de varios kilómetros, y centenares de metros con obstáculos de rocas y bosque. Pruebas en el mar Aunque el sistema se desarrolla originalmente para su aplicación en la Fig. 3. Pruebas de campo en montaña. (Fuente: Google Maps). Boletín de Observación Tecnológica en Defensa n.º 57. Segundo trimestre 2018 9


BOT 57
To see the actual publication please follow the link above