Page 112

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

MANUEL FERNÁNDEZ SILVESTRE: GESTACIÓN … 111 “El plan de operaciones sobre Beni Ulixek y Beni Said me ha parecido muy bien, y en cuanto reciba autorización del gobierno para que empiecen las operaciones en esa Zona, te lo diré por telégrafo: hace dos días que se pidió”40. Incluso, ya aprobado el plan político-militar para Beni Said y Beni Ulixek, Berenguer precisó algunas palabras que daban sorprendente mano ancha a la Comandancia de Melilla. Data del 28 de noviembre: “Si como consecuencia de esas nuevas facilidades tuvieras que modificar los planes aprobados, desde luego tienes absoluta libertad para ello, sin necesidad de someter a mi aprobación el nuevo plan. ... Ya me figuro que con las lluvias no podrás moverte, ya sabes que puedes hacerlo cuando lo estimes oportuno”41. Entre finales de octubre y mediados de noviembre, Berenguer tardó algunos días en valorar la situación, que, según él, no era de urgencia. En opinión del comandante general, la acción de Tunzi empezaba a ser peligrosa para la pacificación de la zona. Al final, Silvestre obtuvo permiso y finalizó la campaña de 1920, no solo en sus objetivos básicos, sino aún en otros adicionales, al punto que Berenguer tuvo que reconocer que “había con razón motivo para estar satisfechos y reconocer el acierto que presidió tanto en la elección del plan de conjunto como en su desarrollo”42.¿En qué momento podría afirmarse que el general Silvestre actuaba “como cantón independiente”; que respondía solo a su celo por tomar Alhucemas? En 1923 Berenguer creía necesario recordar todo esto “para desvanecer el erróneo concepto que se ha formado de nuestra manera de concebir, acordar y realizar las operaciones, debido a la multitud de informaciones tendenciosas y, las más de las veces, interesadas en desfigurar la verdad, que han contribuido a formar en la opinión un concepto equivocado de las cosas, presentando la labor realizada en Melilla como el resultado de las improvisaciones, ligerezas e imprevisiones de un mando insubordinado, que actuaba a su albedrío, sin fiscalización ni directivas, imponiéndose a un Alto Mando débil, negligente, que transigía con las vehementes intemperancias de su subordinado...”43. 40  Ídem. 41  AGMM, Fondo de Marruecos, Legado “Fernández Silvestre”, caja 1524, carpeta 13. 42  BERENGUER FUSTÉ, Dámaso: op. cit., pp. 3-5. 43  Ibídem, p. 6. Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 111-132. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above