Page 128

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

MANUEL FERNÁNDEZ SILVESTRE: GESTACIÓN … 127 “es horrenda”, que “la pestilencia y carencia de agua hacen mortales las heridas”. En fin, “conclúyense las municiones”94. El general Navarro, segundo al mando de Silvestre, que ha llegado a Annual sustituyendo a Manella, envía otro mensaje: “Resistid esta noche. Mañana os juramos que seréis salvados, o todos quedaremos en el campo del honor”95. Para entonces, en Igueriben se han bebido las latas de tomate, las patatas, la colonia, el petróleo, la tinta, y solo queda el orín, que, mezclado con azúcar, se bebe en la desesperación. Algunos cavan hoyos en la arena para buscar el suelo más fresco; otros se introducen piedrecillas en la boca para fomentar la salivación. El día 21 es el de las decisiones y Navarro está en un dilema: forzar el convoy de Igueriben y fracasar nuevamente, subiendo la moral enemiga –ya de por sí alta–, o dar orden de retirada a dicha posición ante la imposibilidad de socorrerla. Se lo hace saber a Silvestre, que telegrafía a las 7:15 a Berenguer informando de que, en ese momento, está a punto de partir hacia Annual con un tabor de Regulares y cinco escuadrones del Alcántara. En la madrugada del propio 21, a petición del alto comisario, ha detallado las fuerzas de que dispone y las que requiere, que son muchas. A las 14:46, Berenguer responde: “pareciéndome por telegrama de V. E. de hoy columna de Anual lo suficientemente fuerte”. Silvestre llegará a Annual a las 12:30. Morales y Manella acaban de fracasar en la dirección de dos columnas de rescate enviadas por Navarro. Ha tenido que decidirse por sí mismo. Llegan heliogramas de indignación desde la posición: “Parece mentira que dejéis morir a vuestros hermanos, a un puñado de españoles que han sabido sacrificarse delante de vosotros”. Silvestre se deshace en su impotencia y se dice que sus oficiales lo persuaden de que reviva sus hazañas cubanas. Horas después llega el último heliograma: “Solo quedan doce cargas de cañón, que empezaremos a disparar para rechazar el asalto. Contadlos, y al duodécimo disparo, fuego sobre nosotros; pues moros y españoles estaremos envueltos en la posición”96. Desde Annual ordenan la retirada: la oficialidad de Igueriben la organiza a modo de columna en miniatura, con algunos grupos divididos en vanguardia, retaguardia, flancos y centro. Casi todos mueren rápidamente y algunos se sacrifican en la alambrada para dar algunos instantes a los demás. La oficialidad de Igueriben cumple. Caen Benítez, Bulnes, Villanova, Ga- 94  CASADO ESCUDERO, Luis: Igueriben. Almena, Madrid, 2007 (reedit. 1923), p. 118. 95  PANDO DESPIERTO, Juan: op. cit., p. 148. 96  CASADO ESCUDERO, Luis: op. cit., pp. 124-125. Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 127-132. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above