Page 136

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

EVOLUCIÓN DE LA UNIFORMIDAD A TRAVÉS DE ALGUNOS RETRATOS… 135 uniformes en Francia, provocando la protesta de sastres y fabricantes de paños españoles2 que se veían relegados frente a los artesanos franceses, lo que perjudicaba, asimismo, la industria textil española. La moda que llega desde la corte francesa era distinta a la que imperaba en España. La indumentaria española era sobria y oscura. Se trataba de un traje negro compuesto por jubón, ropilla, calzones y ferreruelo3. El vestido francés que llega a la corte española constaba de justaucorps, veste y culotte, es decir, casaca, chupa y calzón. Junto a ellos, otros componentes del vestuario, los cabos, que eran las medias, la corbata, el sombrero, los zapatos y la peluca4. Durante el reinado de Carlos II, cuando ya comienza a llegar la moda francesa, los generales vestían la llamada casaca redingote o chamberga. Esta llevaba las mangas cortas, dobladas por encima de los codos, y se llevaba abierta. La acompañaba la chupa, el calzón gregüesco y, a menudo, el Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 135-174. ISSN: 0482-5748 coselete. Ya con Felipe V, la casaca era una prenda de mangas largas y estrechas que se ensanchaban a partir del codo, llevando una vuelta muy ancha. Se llevaba con una largura hasta las rodillas, abrochada en toda su longitud y entallada a la altura de la cintura. A partir de esta se iba ensanchando por medio de unos pliegues que le hacían tener vuelo, teniendo en costados y parte posterior unas aberturas. Estas aberturas se aprovechaban para colocar la espada, que se llevaba colgada en el biricú o tahalí. Con Fernando VI a mediados de siglo, los faldones se irán recogiendo para facilitar el movimiento y acabarán convirtiéndose en las barras o palas. La casaca acabará evolucionando hasta llegar al frac hacia muy finales del siglo xviii, y que ya en el siglo xix la acabará sustituyendo. Se adornaba con profusión de bordados a gusto del dueño de la casaca y según el arte del bordador5. Con el paso de los años, la riqueza decorativa de bordados se irá reduciendo y simplificando, no solo en la casaca, sino también en la chupa. Estos se reducirán a las bocamangas, la solapa y el cuello de la casaca. 2  ALONSO JUANOLA, Vicente: “Los uniformes del Museo del Ejército”, en Militaria. Revista de Cultura Militar, 9. Servicio de Publicaciones, UCM, Madrid, 1997, pp. 149-154. 3  GARCÍA NAVARRO, Jesús: Zapatos y medias del siglo xviii. Museo del Traje. Madrid, 2006. 4  Véase CID GONZÁLEZ, Soledad: “Retrato de un capitán general de la artillería en la España de Felipe V. Don Manuel Coloma Escolano, II marqués de Canales (1637-1713)”, en GUERRERO ACOSTA, José M. (comisario exposición): La artillería y el arte: 250 años de presencia en las artes visuales, exposición temporal, Centro Cultural Conde Duque: del 17 de diciembre de 2014 al 1 de febrero de 2015. Academia de Artillería. Segovia, 2014, pp. 83-88. 5  GÓMEZ RUIZ, Manuel y ALONSO JUANOLA, Vicente: El Estado Militar gráfico de 1791. Ministerio de Defensa, Secretaría General Técnica, Madrid, 1997, p. 40.


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above