Page 186

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

LA DERROTA DEL CONDE DE ALCAUDETE EN MOSTAGANEM (1558) 185 La escuadra del conde arribó primero a Mazalquivir, al cabo de tres jornadas de travesía. Tras el desembarco, este ejército marchó hacia Orán, y acampó en las afueras de la ciudad, en un lugar llamado “la Fuente de arriba”, el día 6 de julio de 155848, donde permaneció cuatro días. Y para “exercitar la gente nueua de España venida”, Martín Alonso realizó pequeñas incursiones en territorio enemigo, entretanto esperaba la llegada de su hijo49. Una de estas salidas, dirigida por el coronel Benavides, fue en dirección a Mazagran hasta “un ryo que esta a dos legas =leguas y media de Oran”, donde estuvieron seis días, alimentados solo con cuatro libras de bizcocho por soldado. Y regresaron cuando conocieron la noticia de la llegada de la flota de Málaga, que se produjo el 24 de ese mes de julio, víspera del día de Santiago. En las sierras de Gabel y Tacela Antes de emprender la expedición contra Mostaganem, el conde de Alcaudete hizo un último intento por recabar la colaboración de potenciales aliados entre la población autóctona de la región. Y con este propósito marchó con el Tercio de Cartagena camino de “vna syerra que se dyze Gabel Djebel, que esta cinco legas =leguas” de esta ciudad, con intención de mostrarles el poderío del ejército español50. Pronto escasearon los víveres que traían –la ración era de cuatro libras de bizcocho por soldado para cuatro días– y se vieron forzados a adquirir trigo, “y dyose a los soldados a cada vno un esqudylla para cada dya”51. Luego se dirigió a Tacela Tessalah –a diez leguas de Orán–, en donde pasaron necesidad por la falta de comida, pese a la abundancia de trigo que había en la comarca y de silos para la elaboración del pan. Según Cruzado, el hallazgo de estos depósitos de grano, revelado por “unos Alarabes”, fue providencial52. Pero no lo aprovecharon porque el general pretendía, con el racionamiento de los víveres a la tropa, hacer ver a los árabes la grandeza y disciplina de su ejército ante la adversidad. Sin embargo, la deficiente nutrición a base de trigo machacado entre dos piedras y cocido –con paja, no con leña– en agua sin sal tuvo consecuencias perniciosas, pues bastantes soldados cayeron enfermos y algunos murieron. El manuscrito reseña además ciertas acciones militares de los españoles frente 48  BME, op. cit., f. 322v. 49  HAEDO, Diego de: op. cit., f. 73r. 50  Ibídem. Según Diego Suárez, se encontraba a nueve leguas. Op. cit., f. 94u. 51  Ibídem. 52  CAT, E.: op. cit., p. 101. Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 185-216. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above