Page 187

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

186 RICARDO GONZÁLEZ CASTRILLO al hostigamiento de las tribus de la zona y recuerda como ejemplo una incursión contra el acuartelamiento del Tercio en la que el enemigo les robó “çiertos cavallos y tomaronle parte de los bueyes que avya llevado d’España para tyrar el artyllerya”53. Por desgracia, la estrategia del conde de Alcaudete no surtió el efecto esperado e incluso fue contraproducente, ya que descubrió las limitadas fuerzas de que disponía, consideradas insuficientes por los argelinos para domeñar a los turcos. Ni siquiera sirvió la decisión de llamar a su hijo recién llegado a Orán para que acudiese a Tacela con el resto de las tropas, ya que “visto por los Moros, dixeron que todavía eran muy pocos”54. No obstante, el manuscrito de El Escorial apunta que la verdadera intención del conde al reunir todo el ejército en Tacela era marchar contra Tremecén, ciudad bajo dominio otomano, extremo este que ninguna otra fuente consigna, “porque estava cerca, que no avya syno dyez legas =leguas”55. Al parecer, tal idea partió de Francisco de Benavides, pues creía que allí encontraría todo el avituallamiento y pertrechos necesarios para proseguir la expedición. El documento escurialense informa además, en primicia que no se encuentra en otros relatos, la noticia de que, cuando llegó Martín a Tacela, ambos tercios efectuaron salvas de arcabucería. Pero esta demostración, realizada en principio como un alarde de fuerza, tuvo en realidad una desgraciada consecuencia, ya que fue causa de la muerte de dos soldados. La unión de los dos tercios en Tacela acabó en fracaso, pues las tropas del conde, que llevaban allí diecinueve días cuando llegaron los refuerzos de su hijo, estaban exhaustas por agotamiento y desnutrición, hasta el punto de que “se les hynchava el trigo en los querpos” y, para colmo de males, la ingestión de ciertas hierbas venenosas les “hazya perder el guyzyo, y a dos v tres dyas moryan”56, llegando a fallecer quinientos hombres. Frente a esta situación, Martín Alonso respondía con actos de severa crueldad, como el de enterrar vivos a quienes eran presos del cansancio, en un intento por mantener la disciplina, jactándose de que “asy hazya yo cando =cuando la xornada pasada de Tremecen”57. En consecuencia, la imagen de desorganización que transmitieron los españoles a las tribus de la región perjudicó, y mucho, el objetivo que perseguían de captar la ayuda de los musulmanes autóctonos contra los otomanos que, de otro modo, se habrían puesto “algunos de su parte quando no fueran todos los del Reyno en general”58. 53  BME, op. cit., f. 322v. 54  CAT, E.: op. cit., p. 101. 55  BME, op. cit., f. 322v. 56  Ibídem. 57  Ibídem. 58  SUÁREZ, Diego de: op. cit., f. 94u. Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 186-216. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above