Page 189

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

188 RICARDO GONZÁLEZ CASTRILLO no hizo mella en su ánimo y no tuvo en consideración siquiera la pérdida de reputación que significaba el hecho de que un ejército numeroso de cinco mil soldados fuese atacado por tan solo seiscientos turcos. Acto seguido, Martín dio la orden de proseguir la marcha, siendo otra vez atacados por los otomanos. Esta nueva escaramuza se prolongó por espacio de una hora y cesó al caer la noche. De resultas de la misma, un soldado enemigo murió y bastantes resultaron lesionados, en tanto que del lado español un escudero perdió la vida y cinco o seis hombres fueron heridos. Otras fuentes mencionan solamente soldados malheridos, pero ninguno fallecido64. Cuando este cuerpo de retaguardia llegó a Orán al día siguiente, halló cerradas las puertas de la ciudad en cumplimiento de las órdenes del conde de Alcaudete, que había restringido el acceso a la misma, reservándolo solo para oficiales, alféreces y capitanes65. Los soldados, acampados en la Rambla Onda, tuvieron que pedir comida por las murallas, pagando esta a un precio más elevado, pues si el pan de a libra costaba cinco maravedís, “vendyanlo por las murallas a medyo real y a mas”66. Incluso se dieron frecuentes casos de personas que pagándolo por adelantado, fueron estafadas, sin recibir nada a cambio. De esta forma estuvieron tres días. Y, con reiterada insistencia, nuestro relato vuelve a incidir en la severidad del conde hacia sus tropas, sobre todo después de soportar tan duras condiciones en las sierras de Gabel y Tacela. Solamente a finales del mes de julio cada soldado recibió una ración de doce onzas de bizcocho y cuatro de queso o tocino67. Camino de Mostaganem En agosto de 1558, Martín Alonso movilizaba a todo su ejército con intención de atacar Mostaganem. Se desconoce la fecha exacta en que se produjo la salida, pues varía según la fuente que se consulte. Hay quienes la establecen a principios de ese mes68; otros señalan el 14, víspera de la Asunción de la Virgen69; e incluso alguno la pospone hasta finales de mes, en concreto el 2670. Quizá lo más razonable sea fijarla a mediados de agosto, después de varios retrasos decididos por el propio conde. En verdad, este no prestó atención a la recomendación de su hijo, partidario de haber iniciado 64  CAT, E.: op. cit., p. 101. 65  Ibídem. 66  BME, op. cit., f. 324r. 67  CAT, E.: op. cit., p. 101. 68  HAEDO, Diego de: op. cit., f. 73v. 69  CAT, E.: op. cit., p. 102. 70  MÁRMOL CARVAJAL, Luis del: op. cit., f. 197r. Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 188-216. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above