Page 19

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

18 ALBERTO BRU SÁNCHEZ-FORTÚN en el ideario y el vocabulario regeneracionista, sus primeras declaraciones oficiales resultaban ser una retahíla de lugares comunes dominada por una trinidad tan sacra como confusa: moralidad, justicia y equidad, tres palabras omnipresentes que tanto servían para quejarse de los ascensos de guerra, del alto porcentaje de vacantes amortizadas o de los mecanismos de provisión de destinos. Era toda la carrera profesional la que, según sus palabras, estaba siendo pisoteada por “la arbitrariedad, el favoritismo, la concupiscencia y la intriga”6. Hubo que esperar a las resoluciones de la Asamblea de Juntas regionales de Infantería de agosto y septiembre de aquel año de 1917, hechas públicas al mes siguiente, para encontrar una que sorprende por su modestia, aunque también denuncia el profundo deterioro del problema: se reducía a “poner en conocimiento del ministro que el Arma vería con gusto se cumpliese el reglamento de recompensas de guerra”7, y es que era denuncia extendida que la aplicación de esos reglamentos quedaba lejos del espíritu de equidad que proclamaban. En cualquier caso, en la calle nadie se llamaba a engaño. Inmediatamente después del estallido del 1 de junio, toda la prensa civil informaba al público que la aparición de las Juntas había sido provocada por el favoritismo en la concesión de ascensos, recompensas y destinos8. Y no solo en Madrid; un pequeño diario de provincias, como por ejemplo La Independencia de Almería, publicaba en primera página una entrevista a un anónimo integrante de una junta local de Infantería, que acusaba a los ascensos de guerra de ser el mal que se venía arrastrando de antiguo y prescribía la escala ce- 6  Ver la exposición entregada el 1 de junio en Barcelona al general Marina; el manifiesto de la “Unión” de 25 de junio; y el preámbulo del reglamento de la Junta de Infantería, en los Apéndices de MARTÍNEZ DE ARAGÓN Y URBIZTONDO, Gabriel: Páginas de Historia Contemporánea: Las Juntas militares de Defensa; Los alumnos de la Escuela de Guerra; Los hombres públicos de España; La soberanía de la ley. Madrid: Librería de Alejandro Pueyo, 1923. También el manifiesto dado a la prensa el 11 de junio, en BUXADÉ, Josep: España en crisis: la bullanga misteriosa de 1917: historial crítico de ella, formado con documentos, versiones y hechos notorios: un crimen político más. Barcelona: Imprenta de B. Bauzá, 1918, pp. 95-96. Y el mensaje entregado a la Corona días antes de la huelga de agosto; la exposición ante la asamblea de Juntas el 27 de octubre, y el mensaje al rey pergeñado por esta misma asamblea, recogidos en el “Apéndice de documentos” de EX CORONEL MÁRQUEZ Y CAPO, J. M.: Las Juntas Militares de Defensa: Organización: Actuación: Derivaciones políticas e internacionales: Negocios de la guerra: La revolución en Cataluña y Asturias: Conminación de abdicación formulada por Inglaterra: Otros aspectos interesantes de la emoción revolucionaria de 1917. Barcelona: Librería Sintes, 1923, pp. 204-208, 210-216 y 216-223, respectivamente. 7  Heraldo de Madrid (Madrid) de 19 de octubre de 1917, p. 2, refiriéndose al 25 de septiembre anterior. 8  El Liberal (Madrid, 1879) de 2 junio de 1917, p. 1; La Época (Madrid, 1849) de 2 de junio de 1917, p. 1; El Día (Madrid, 1916) de 3 de junio de 1917, p. 1; El Imparcial (Madrid, 1867) de 3 de junio de 1917, p. 1; El País (Madrid, 1887) de 3 de junio de 1917, p. 1. Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 18-66. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above