Page 211

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

210 RICARDO GONZÁLEZ CASTRILLO reçibyan tanto daño, desbaratose este escadron, y vynieron las espaldas bueltas do estava el canpo. Y entro la cavallerya, ynfanterya, por medyo del escadron, y desbarataronlo. Los enemigos cobraron muy grande animo y se mexoraron mas cerqa de do estavan. Teniannos a terrero dende entonces. Hazian mucho daño porque tomaron el sytyo que los nuestros perdyeron porque nuestro canpo les desqubrya, y ellos al nuestro a terrero. Avyendo encedydo tan gran f. 328r flaqueza como hyzo aquel escadron, ninguno dellos paro hasta meterse todos en el lugar de Mazagran, y al entrada de la puerta se matavan vnos con otros, y se pegavan fuego a los frascos que trayan en las espaldas, y se quemavan y dexavan todos las armas por entrar. En todo este tyenpo los enemigos nos hazyan mucho daño, espeçialmente con el artyllerya que nos avyan tomado, y nuestro canpo asymismo a ellos con el artyllerya. Estando tyrando vn artillero vna pieca, estava cerqa dél vna dozena de barriles de polvora, y, por desgraçia, cayo algun fuego y quemaronse todos los barriles y algunos soldados qu’estavan cerqa. Dende a poco se quemo treynta o carenta barryles de polvora qu’estavan en Mazagran en vna torre por mexor recavdo, y bolo la polvora a mas de çinquenta soldados que se hallaron cerqa y ençima de la torre. El conde fue luego al lugar a ver como avya sido. Entonces hallo ally mucha gente dentro y les hyzo a muchos salyr a pelear. Dende a vna ora se quemo otra buelta los barryles de polvora que avyan quedado en otra torre. Con esta eran ya tres vezes que se avya quemado. Qrese =Créese que algun mal qrystyano le pego fuego. Despues que encedyo esto, ya no avya mas polvora. Paro el artyllerya que no tyrava ni pareçia artyllero syno las piecas solas porque a la parte a do estavan era el mayor pelygo, que los enemigos tyravan a aquella parte mas que a otra. El maese de canpo general, qu’era don Hernando de Carcamo, estava en este tyenpo qu’era mester, metydo en vna lytera, que fyngya estar malo. Estuvo dende el prynçipyo de la batalla hasta el fyn della, que no salyo a pelear ni a prover, ni mandar cosa ninguna. Y asy estuvo hasta que fymos desbaratados. Syenpre estuvo asomado a la ventana de la lytera. Dende a seys oras se vydo catyvo, sano y bueno entre los otros desventurados capytanes, y nunca el mal pasar y dormir en el suelo le hyzo mal. Gusto =justo fuera que en el tyenpo de la necesyda vsara de su ofyçio que tenia, sy el conde proveyera vn onbre valeroso para semexante ofiçyo, que entendyera las cosas de la gerra nos perdyeramos porque tuvyeramos orden de gerra. Quexese del mismo y no echen la qulpa a qyen no la tyene. f. 328v Los enemigos, despues de quemada la polvora, reconoçieron que nuestro escadron era menos cada mento =momento y que no salya nadye a pelear ni avya gente de Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 210-216. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above