Page 212

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

LA DERROTA DEL CONDE DE ALCAUDETE EN MOSTAGANEM (1558) 211 cavallo, qu’eran muertos. Y se avyan entrado en el lugar y que se avya quemado la polvora, y que el artylleria no xugava, y que los soldados se sobyan por las murallas. Los enemigos se mexoraron mas cerqa de nuestro canpo. El conde en este estante estava en medyo el canpo, en la placa que se hazya a qavallo, con vna espada en la mano, animando a todos con ocho v dyez de cavallo que le agardavan. Los enemigos arremetyeron a ronpernos. Grande numero de alaraves delante syquitando, y el rey y los demas turcos estuvyeron a la mira, vyendo lo que hazyan los alaraves. Nuestro escadron dysparo toda l’arcabuzerya en los alaraves. Dyeronles los moros tanta pryesa a que el escadron que se mudo caminado la buelta del lugar a poner las espaldas a la muralla. Los alaraves no agardaron la sygunda ruçiada, y se qytaron delante de los turcos y fueron a robar nuestros bagages. Los turcos comencaron a darnos tan braba carga a los nuestros que matavan a muchos dellos ally a la entrada de las puertas, y se ahogavan vnos con otros por entrar. Desto y de el arcabuzerya de los enemigos qasy que no escapo niguno, de que los enemigos reconocieron la vytorya que Dyos les avya dado. Se retyraron del lugar recogyendo nuestra artyllerya, y pusyeronla en vn sytyo a do sojuzgava todo el lugar. Despues de todos dentro, los soldados que tenian armas se sobyan a las murallas a defender los turcos que no subyesen, y los que tenian armas les tyravan las puertas. Mando don Martyn de Cordova a bestyonar y mandolo al capytan Antonyo de Perea, vezyno de Vbeda, y al capytan Qenca Carryllo, vezyno de Alhama, a fyn de defendernos con la gente que avya, salyr vna noche a dar sobre ellos. Los soldados estavan tan muertos de hanbre, qu’estando sobre la muralla, dandose a los moros y turcos a trueque de pan. Ya el conde era muerto, que muryo a l’antrada de la puerta. Muryo ahogado syn niguna heryda en su persona. Enterrose. f. 329r Como el rey vydo que los soldados estavan tan hanbryentos, llegose cerqa de la muralla y llamo a vn capytan, u otra persona prynçipal. Y salyo a hablarle vn capytan que se dize Rabe de Oran y otro capytan que se dyze Cardenas de Murçia. Y les dixo el rey que se dyesen pues estavan todos perdydos. Estos dos capytanes, syn comunicar con nadye lo que tratavan, por ser ellos lybertados, pydyeronle al rey que lybertase a los demas capytanes que avya. Y dyxoles que a todos lybertarya. Y para que mas confyados estuvyesen, les dyxo que hyzyesen vna cedula, y que se la darya fyrmada y sellada. Pusyeron en la cedula qarenta y qatro capytanes y a niguno señalava por su nobre, sy no era a Rabe y Cardenas, qu’eran los que lo tratavan, y dos v tres soldados que se hallaron presentes cando el rey hablo a estos capytanes. Despues de aver hecho este conçierto, s’entravan los turcos en el lugar por las murallas, y los Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 211-216. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above