Page 225

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

224 JOSÉ MIGUEL QUESADA GONZÁLEZ se estaba configurando en aquellos momentos —y con mucha más amplitud de miras—, tanto en algunos ejércitos que participaban en la Segunda Guerra Mundial como en otros que mantenían lazos culturales con España. En este sentido, se destaca la creación en 1938 del Auxiliary Territorial Service británico —un cuerpo femenino de auxiliares voluntarias (chóferes, cocineras, enfermeras, inspectoras de municiones y telegrafistas) que devino en obligatorio en 1941, asumiendo también a partir de entonces algunos destinos operativos alejados de la primera línea (por ejemplo, de servidora de artillería antiaérea, de operadora de radar y de policía militar)—, así como los Women Army Corps canadiense y estadounidense —creados en 1941 y en 1942, respectivamente—. En cuanto a países culturalmente más cercanos, se puede mencionar la fundación en 1938 de la mexicana Escuela para Enfermeras del Ejército —ahora Escuela Militar de Enfermeras—. Asimismo, proviene de este momento histórico la constitución del Service Complémentaire Fémenin suizo, que permitió a las mujeres de ese país participar de forma voluntaria en la defensa mediante el desempeño eventual de tareas sanitarias y auxiliares, en un alcance temporal limitado a la duración de la Segunda Guerra Mundial13. La persistente petición de Mercedes Milá fue tan solo parcialmente atendida cuando se cumplían dos meses desde la creación de la titulación de enfermera, en medio de la euforia generada por el reclutamiento de voluntarios para combatir en el frente ruso. Ello permitió que un grupo de enfermeras pertenecientes al recién creado Servicio fuese inmediatamente desplegado en los campos soviéticos junto con los combatientes de la División Azul. Lamentablemente, la cerrazón social a una organización militar de mujeres dio al traste con el planteamiento inicial, resultando en sus orígenes una mera agrupación de civiles de reducida entidad. Debe tenerse en cuenta que el ideario de FET y de las JONS, difundido a lo largo y ancho de la sociedad española a través de su Sección Femenina, no permitía en esos años otra cosa que una mujer sumisa y encerrada en los roles de madre y esposa14. De esta manera, las circunstancias que marcaron el período de 13  Decreto, de 21 de marzo de 1938, que crea la Escuela para Enfermeras del Ejército, Diario Oficial de la Federación, 18 de mayo; y MARTÍN MARTÍNEZ, Víctor, op. cit., p. 27. 14  “No entendemos que la manera de respetar a la mujer consista en sustraerla a su magnífico destino y entregarla a funciones varoniles. A mí siempre me ha dado tristeza ver a la mujer en ejercicios de hombre, toda afanada y desquiciada en una rivalidad donde lleva —entre la morbosa complacencia de los competidores masculinos— todas las de perder. El verdadero feminismo no debiera consistir en querer para las mujeres las funciones que hoy se estiman superiores, sino en rodear cada vez de mayor dignidad humana y social a las funciones femeninas”, dijo José Antonio Primo de Rivera en 1935. RUIZ FRANCO, M.ª del Rosario y RUBIO LINIERS, M.ª Cruz: “Presencia, participación e ideología de las mujeres en la guerra civil española a través de dos revistas: Mujeres Libres e Y. Revista para la Mujer”, en Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 224-244. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above