Page 231

REVISTA HISTORIA MILITAR 119

230 JOSÉ MIGUEL QUESADA GONZÁLEZ 3). Por otra parte, el aumento de la esperanza de vida, el descenso de la mortalidad y las políticas de natalidad generadas por el régimen durante la posguerra habían dado lugar a un crecimiento espectacular de la población española que, además, se mudaba significativamente del campo a las ciudades. En esta coyuntura, no resulta extraño que, entre los años 1970 y 1974, proliferara la creación de escuelas femeninas de ayudantes técnicos sanitarios (ATS). La dificultad para encontrar enfermeras también llegó a la asistencia militar, con lo que el Ejército de Tierra pensó que lo mejor era tener un centro de formación propio, dando lugar en 1972 —con el carácter de provisional— a la Escuela Femenina de Ayudantes Técnicos Sanitarios del Ministerio del Ejército “Nuestra Señora del Perpetuo Socorro”. Ubicada en el Hospital Militar Gómez Ulla, esto no fue óbice para que este centro educativo fuese adscrito desde su fundación a la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, admitiendo a entre 30 y 40 alumnas por curso21. No cabe duda que la inflación de la demanda de las profesiones sanitarias llamó a muchas chicas al Servicio. Eso sucedió particularmente cuando, desde 1973, vieron que la condición de dama se incluía como mérito en los concursos convocados por el Instituto Nacional de Previsión y por la Seguridad Social para cubrir sus plazas de auxiliar de clínica. Las candidatas recibían 2,5 puntos tan solo por acreditar la posesión del diploma de Dama Auxiliar, mientras que, para esa misma oposición, el título de Bachillerato Superior les otorgaba un punto. En 1977 se confirmó esta alta valoración, que coincidía con la asignada por posesión del título oficial de auxiliar de clínica expedido por una facultad de Medicina: es la prueba 21  La Medicina y los médicos. Convocatoria de plazas para la Escuela de ATS del Ejército, ABC (Sevilla), 14 de julio de 1973, p. 46. Otras dos escuelas fueron creadas más tarde en Sevilla y en Zaragoza (orden, de 4 de diciembre de 1974, por la que se crea la Escuela de Ayudantes Técnicos Sanitarios femeninos “Virgen de los Reyes” en el Hospital Militar Regional de Sevilla, BOE, 30 de diciembre; y orden, de 8 de octubre de 1976, por la que se crea la Escuela de Ayudantes Técnicos Sanitarios femeninos “Agustina Simón”, en el Hospital Militar Regional de Zaragoza, BOE, 3 de diciembre). Estas escuelas tuvieron una vida efímera. La ley general de educación de 1970 ya había establecido que las escuelas de ATS de todo tipo, incluidas las militares o las dependientes de la Cruz Roja, debían convertirse en escuelas universitarias antes de 1980. Por lo tanto, cuando fueron inauguradas tenían ya los años contados. En julio de 1977, un real decreto adelantaba el plazo concedido y declaraba que el curso escolar 1977-78 iba a ser el último en el que se admitiesen nuevas alumnas, de tal forma que las últimas diplomadas salieron precisamente en 1980 (real decreto 2128/1977, de 23 de julio, sobre integración en la Universidad de las Escuelas de Ayudantes Técnicos Sanitarios como Escuelas Universitarias de Enfermería, BOE, 22 de agosto). Revista de Historia Militar, 119 (2016), pp. 230-244. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 119
To see the actual publication please follow the link above