Page 14

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132

JOSÉ MARÍA BERÁNGER Y RUIZ DE APODACA, ALMIRANTE Y POLÍTICO Alicante con la escuadra allí concentrada, acompañando al navío Rey Don Francisco de Asís, que mandaba el capitán de navío Ramón María Pery, a bordo del cual iban la reina Isabel II y el rey Francisco de Asís en viaje por la costa de Levante. En septiembre le vemos también en el Cantábrico. En atención a este viaje recibe una medalla que recuerda el viaje de los reyes por las costas de Levante y el Cantábrico (8). Recorre varios puertos de la costa española y parte para La Habana donde, después de algunas reparaciones, hizo varios viajes a Nueva york, La Guaira (Venezuela), Santo Domingo y Veracruz (México). Luego de haber cumplido el tiempo en la isla, es relevado del mando a petición propia. Regresa a la Península, asciende a capitán de navío (1860) y pasa destinado a las órdenes del ministro de Marina, el general de Caballería juan Zavala de la Puente, quien sentó las bases para que, en muy pocos años, la Marina española se pusiera a la altura de las mejores del mundo. Por entonces (1859) se le concede la Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Entrado el año 1861, el general Zavala, todavía ministro de Marina, quien acostumbraba rodearse de jefes distinguidos, nombra a Beránger para formar parte de la comisión de Marina en Londres, que dio un gran impulso a la construcción naval española facilitando la adquisición de primeras materias y pertrechos y estudiando los últimos adelantos en arquitectura naval, de lo que se obtuvieron economías considerables para el Tesoro. Ejerce allí también la función inspectora de los trabajos de construcción de los vapores y fragatas en la Thames Iron Works Shipbuilding and Engineering Company Ltd., y toma el mando de la fragata de hélice Arapiles, todavía en construcción (RO de 14 de septiembre de1861). Se le encarga asimismo el estudio de los adelantos, inventos, útiles y nuevos procedimientos relativos a dicho ramo y aplicables a España que se presentarán en la nueva exposición que había de tener lugar en Londres (9). Por real orden de 3 de noviembre de 1862 se le concede la Encomienda número 249 de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, «para dar testimonio a este jefe de lo satisfecha que ha quedado S.M. de su cometido», en razón de la importancia que ha adquirido su comisión en el desempeño de (8) La medalla conmemorativa del viaje se creó el 4 de septiembre de 1858: — de oro y brillantes para los comandantes — de oro para los jefes — de plata para los oficiales — de bronce para el resto de la dotación. (9) Las comisiones tenían una labor informativa acerca de los nuevos proyectos y adelantos; decidido el encargo, se ponían en contacto con las empresas interesadas y, por último, inspeccionaban la construcción de buques y materiales y asistían a las pruebas pertinentes. Tenían el importante cometido de dar a conocer todos los adelantos y progresos que afectaban al material marítimo, así como comunicar los datos y noticias de los progresos más sobresalientes en la construcción naval y en la artillería susceptibles de aplicación en la Marina española. Estas comisiones estaban compuestas por un jefe, varios oficiales y un número indeterminado de empleados. Aunque no se tiene noticia de cómo se lograba un puesto en la comisión, sí se sabe que todas las personas que la dirigieron alcanzaron posteriormente cargos importantes en la vida política española. Año 2016 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 13


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132
To see the actual publication please follow the link above