Page 15

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132

JOSÉ ANTONIO OCAMPO ANEIROS la construcción de nuevos buques. Cesa como jefe de la comisión y conserva el mando de la fragata blindada Arapiles. Luego tomaría de nuevo las riendas la comisión con carácter interino. En octubre de 1863 se le da el mando de la fragata blindada Vitoria, buque de casco de hierro, 7.250 toneladas y 1.000 CV nominales, también en construcción y armamento (Blackwall, 1865) (10), destinada al Pacífico —viaje que no realizó, al invocar Inglaterra las leyes de la neutralidad—, y se le nombra de nuevo jefe interino de la comisión de Marina en Londres, en la que cesará en junio del año siguiente. La entrega del buque se hizo el 15 de noviembre de 1867, tras llegarse a un acuerdo sobre las cantidades pendientes de pago, pues por parte española había habido ciertas dificultades de liquidez. Por estas fechas se le concede también la Cruz de Calatrava. Beránger había conocido en Londres al general Prim, con quien acordó sumarse al alzamiento en la Península. Pertenecía al grupo de los mandos más liberales de la Armada, de tendencia unionista o progresista, que participaron en la sublevación de la escuadra en Cádiz en septiembre de 1868. Todos habían tenido un papel relevante durante el «sexenio democrático », y entre las diversas posturas que adoptaron estaba la de los que admitían un monarca de una dinastía extranjera siempre que aceptara los principios de la revolución del 68. Entre ellos había contralmirantes y capitanes de navío de 1.ª clase próximos al partido radical: josé Malcampo, josé María Beránger, juan Bautista Antequera, Miguel Lobo, Rodríguez de Arias, Carlos Valcárcel, Nicolás Chicharro, Manuel McCrohon y otros (11). Así que, cuando regresa en agosto de 1868, llega a Vigo y luego a Ferrol procedente de Inglaterra, al mando de esta última fragata (la Vitoria), toma parte en la revolución de septiembre del 68, «la Gloriosa», izando la bandera revolucionaria en aquel puerto, siendo así el primero en dar en Galicia el grito de libertad. A su regreso apresa al vapor de ruedas Colón el 23 de septiembre, al montar el cabo Prioriño (12), en el que iba el (10) Las fragatas blindadas eran seis: la Arapiles y la Vitoria, construidas en Blackwall, Gran Bretaña, en 1864 y 1865 respectivamente; la Numancia, en La Seyne, Francia, en 1863; la Tetuán, en Ferrol, en 1863; la Sagunto, en Ferrol, en 1869, y la Zaragoza, en Cartagena, en 1867. A estas seis se unió más tarde la Resolución (1861), una vez que se le instaló la coraza. (11) Moderados y liberales habían firmado el llamado pacto de Ostende el 2 de agosto de 1866, por el que acordaban echar a Isabel II. «En 1868 Beránger era el jefe de la Comisión de Marina en Londres y actuaba de enlace entre los desperdigados grupos conspirativos, entre los que había reconocidos y reputados masones que no ocultaban su militancia» pues «casi la totalidad de los conspiradores, tanto civiles como militares, eran masones». Salvador Pineda y Zurita, director de la Escuela de Comercio de Vigo, en un folleto de bolsillo titulado Su majestad la reina doña María Cristina y la Marina, publicado en aquella ciudad el 25 de julio de 1929, comenta que «se decía en esta época que eran masones, entre otros políticos y militares Sagasta, Beránger, Blanco y Moret…» (p. 29, n. 1), y que «algunos de estos personajes españoles, al morir, se retractaron de sus errores y murieron en el seno de la Iglesia recibiendo los santos sacramentos; recordemos de ellos a Beránger y a Moret» (n. 2). (12) El Colón se encargaría de llevar, al año siguiente, los restos de la heroína Agustina de Aragón de Ceuta a Algeciras. 14 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 132


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132
To see the actual publication please follow the link above