Page 20

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132

JOSÉ MARÍA BERÁNGER Y RUIZ DE APODACA, ALMIRANTE Y POLÍTICO ciamiento en Sagunto del general Martínez Campos en diciembre de ese año, provocará la caída de la I República y la restauración monárquica en la persona de Alfonso XII, quien, tras su proclamación, viajó de Marsella a Barcelona en la fragata Navas de Tolosa para subir al trono de una España envuelta en un desastroso ambiente político, fruto del aislamiento y de la falta de dirección en todos los órdenes de la vida nacional. Interregno josé María Beránger, uno de los convocados por Pavía en el Congreso horas después del golpe, permanecerá sin cargo político ni destino militar desde 1874 hasta 1878. Será elegido senador por Almería (1876), senador del Reino (1877) y, más tarde, senador por La Coruña (1881). Por entonces se le El vicealmirante josé María Beránger. óleo concede la Gran Cruz de la Real y Militar sobre lienzo, 105 x 65,5 cm, de julio García Orden de San Hermenegildo (12 de Condoy, tomado por el autor de un grabado de abril de 1879). El Mundo Naval Ilustrado. (t. I, p. 27) de 1897. Museo Naval de la Armada en Madrid, El nuevo destino de nuestro núm. inv. 1471. contralmirante es el de comandante general del apostadero y la escuadra de La Habana, iniciada ya la llamada «guerra chiquita» (1879), segunda guerra de la isla de Cuba, en la que operó en unión del general Blanco, gobernador, al mando de las fuerzas de marinería e Infantería de Marina. Durante su estancia en Cuba organizó las defensas submarinas de la isla y se perdió el cañonero Cuba Española (11 de junio de 1880) al atracar al muelle de Schuma, en el que debían desembarcar las fuerzas del Ejército que transportaba (18). Por los méritos contraídos como comandante general del apostadero durante la campaña, el capitán general de Cuba lo propuso para la Gran Cruz del Mérito Militar, que le fue concedida, el 14 de junio de 1881. Era ministro de la Guerra el general Arsenio Martínez Campos: (18) Fue el último cañonero de 130 toneladas y dos hélices de los treinta encargados a Estados Unidos. La explosión de la caldera de babor produjo la muerte de 80 soldados y siete marineros, así como seis heridos graves. Año 2016 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 19


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132
To see the actual publication please follow the link above