Page 25

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132

JOSÉ ANTONIO OCAMPO ANEIROS Después de una serie de tres torpederos que entraron en servicio en 1885, siguió otra de cuatro a lo largo de 1886-1887: los Orión, Barceló, Habana y Ejército, construidos sucesivamente en Alemania, Francia, Inglaterra y España. El 30 de diciembre de 1885 se entregaba a la Marina el torpedero Orión, cuarto de los aprobados por el plan de construcciones de 1883. Era el de mayor desplazamiento de los cuatro y de su construcción se encargaría un astillero de Kiel, en Alemania. Este buque tuvo una travesía accidentada durante su traslado a Ferrol, pues sufrió numerosas averías que lo obligaron a arribar a puertos alemanes, holandeses y franceses, para llegar al fin a Ferrol en marzo de 1886. En ese mismo año de 1886 se decidió la construcción de otros dos torpederos: el Azor y el Halcón, de la clase inglesa Falke, y se pusieron las quillas de otros dos en los astilleros ingleses de Thornycroft, el Ariete y el Rayo (31). En el mes de julio anterior, antes de dejar el cargo Beránger, se botaba en La Carraca el crucero de 3.ª clase Infanta Isabel, primero de una serie de seis, y en septiembre se lanzaba al agua en Ferrol el Isabel II. En este mandato, entre otras cosas, dio también al Cuerpo de Infantería de Marina una nueva organización y acometió cambios en los cuerpos subalternos. Abrió las escuelas de soldados jóvenes de Infantería de Marina, de cadetes del mismo cuerpo y de condestables, que estaban cerradas. También estableció por decreto el llamado Reglamento de dotaciones para los buques armados. En mayo de 1888 tiene lugar la Exposición (Feria) Universal de Barcelona, en la que el Reina Regente, ya incorporado a la Escuadra de Instrucción, izó la bandera de combate donada y entregada por la propia reina María Cristina. Consecuencia de esta feria fue el contrato que se le otorgó a los astilleros civiles —antigua factoría de Matagorda— para la construcción de la cañonera Cóndor, con la que esta empresa quería demostrar que «el Programa de Escuadra de Beránger podía contar con la industria nacional» (32). Con la vuelta de la Monarquía, Beránger contribuye eficazmente a la formación de la izquierda dinástica, que facilitó la entrada en aquella de elementos democráticos. Al relevar a Pezuela, Beránger se encontró sobre la mesa el proyecto de sumergible, que Peral había presentado a aquel pensando en la crisis de las Carolinas y que mantenía en secreto. Pero el proyecto debería esperar a otra ocasión. Ministro de Marina por cuarta vez (5 de julio de 1890) El 5 de julio de 1890, con el primer gobierno conservador-liberal de Antonio Cánovas del Castillo (33), el senador del Reino y vicealmirante Beránger (31) Ninguno de estos torpederos participaría en los combates de Santiago de Cuba. (32) LóPEZ GARCÍA, G.M.: Matagorda. El dique y la marina militar. Edición no venal, Cádiz, 2012, p. 13. (33) Cánovas del Castillo, jefe de un grupo de diputados, fundó el partido conservador para apoyar a Alfonso XII. Fue el creador del sistema político de la Restauración, basado en el sufragio censitario y en el llamado «turnismo», que consistía en que conservadores y liberales se turnasen pacíficamente en el gobierno. 24 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 132


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132
To see the actual publication please follow the link above