Page 47

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132

ENRIQUE TAPIAS HERRERO Acuarela del fuerte de San juan de Ulúa en Veracruz (AGI, Mapas y Planos, México 36) don Francisco de Paula Moreno y cuyo propietario era don joseph Báez y Llerena. La capitana y la almiranta transportarían 1.000 quintales de azogue cada una, además de las bulas y papel sellado, y cada uno de los pataches, 500 quintales. Tanto la capitana como la almiranta y los dos pataches embarcaban guarniciones de infantería de marina, como estaba ordenado. Los buques mercantes eran los siguientes: Nuestra Señora del Rosario, San Francisco Javier y de las Ánimas, de 151 toneladas, que navegaría en conserva con la flota y cuyo dueño era don Francisco de Chaves; San Juan Evangelista, de 384 toneladas, construido en Francia; Santísima Trinidad y Nuestra Señora de la Concepción, de 302 toneladas, y Nuestra Señora de los Reyes. Todos los navíos, excepto la capitana y la almiranta, debían abonar las tasas correspondientes al Real Colegio de San Telmo, como era preceptivo, de acuerdo con el tonelaje de cada bajel (9). La Corona señalaba como fecha límite para el embarque de mercancías el 15 de junio. Transcurrido ese día, se excluirían de la flota los navíos que no lo hubieran realizado (10). La flota arribó a Veracruz el 3 de diciembre de 1712, en un mal momento, ya que los temporales del norte, tan habituales en la zona y que impedían con frecuencia la entrada en puerto, hicieron imposible descargar las mercancías (9) Ibídem, leg. 1274. El colegio tendría una subvención para su mantenimiento por cada tonelada de las naves que partían a Indias. (10) Ibídem, leg. 1275. 46 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 132


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132
To see the actual publication please follow the link above