Page 90

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132

PRESENCIA VASCA EN LA ARMADA ESPAÑOLA (I) Detenido y confinado en Castel-Nuovo, muere en octubre de 1528. En su epitafio, que el duque de Sessa ordenó poner en Santa María la Nueva de Nápoles, es llamado «Petri Navarri Cantabri». Juan Sebastián Elcano Vista la descollante participación vasca en la historia naval española, nada tiene de particular que de esas tierras proviniese la insignie figura de juan Sebastián Elcano. El guetariano comienza su carrera naval surcando los mares de Andalucía con su pequeña nao de 200 toneles. Se enroló en la expedición de Magallanes como maestre de la Concepción, que formaba la flota junto con la Trinidad, la San Antonio, la Santiago y la Victoria. Magallanes murió en Cebú, y Elcano, con la única nave disponible, la Victoria, consiguió llegar a Sanlúcar de Barrameda el 6 de septiembre de 1522 y convertirse en cabeza de la primera expedición que dio la vuelta al mundo. Además de rematar el viaje en tres años, volvió desde el Maluco a Sevilla sin tocar tierra alguna. Demostró la redondez de la tierra y recibió del Emperador un escudo de armas en el que se leía la siguiente leyenda: Primus circumdedisti me. Se enroló en la expedición de Loaisa, en la que se encontraba un grumete llamado Urdaneta. Allí dictó su testamento: «En la nao Victoria en el mar Pacífico, á un grado de la línea equinoccial, á veintiseis días del mes de julio, año del Señor mil é quinientos é veintiseis, en presencia de mí, Iñigo Ortes de Perea, contador de la dicha nao capitana por sus Magestades, el juan Sebastian de el Cano, vecino de Guetaria, estando enfermo en la cama de su cuerpo, é sano de su juicio y entendimiento natural. tal cual á nuestro Señor plugo de le dar, temiéndose de la muerte que es cosa natural, estando presentes los testigos infrascriptos, pie entó esta escriptura cerrada y sellada, que dijo ser su testamento y última voluntad, el cual dijo que otorgaha é otorgó por su postrimera é última voluntad, é mandaba é mandó que se guardase é cumpliese. é efectuase todo lo en él contenido, é cada una cosa é parte dello. Testigos que fueron presentes é le vieron firmar de su nombre Martín Garcia de Carquizano, é Andrés de Gorostiaga, é Martín de Uriarte, é joanes de Zabala, é Hernando de Guevara, é Andres de Aleche, é Andres de Urdaneta; los cuales firmaron de su nombre en uno con el dicho juan Sebastian del Cano dentro de este dicho testamento y fuera. »In Dei nomine Amen. Sepan cuantos esta carta de testamento vieren, como yo el capitan juan Sebastian del Cano vecino de la villa de Guetaria, estando enfermo de mi persona, é sano de mi entendimiento é juicio natural, tal cual Dios nuestro Señor me quiso dar, é sabiendo que la vida del hombre es mortal, é la muerte muy cierta, é la hora muy incierta, é para ello cualquier católico cristano ha de estar aparejado como fiel cristiano para cuando fuese la voluntad de Dios; por ende yo creyendo firmemente todo lo que la santa iglesia cree fué (fiel) é verdaderamente, ordeno é fago mi testamento é postrimera voluntad en la forma siguiente: »Primeramente mando mi ánima á Dios, que me la crio é me redimió con su preciosa sangre en la santa cruz é ruego é suplico á su bendita madre, señora Santa Año 2016 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 89


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 132
To see the actual publication please follow the link above