Page 18

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 134

COLBERT Y PATIÑO: DOS COLOSOS EN LAS MARINAS BORBÓNICAS so fue nombrado «capitán de justicia del Finale», el cual era un marquesado situado en el golfo de Génova que permitía la salida al mar desde el Milanesado (19). josé permaneció en este destino hasta que la guarnición española evacuó la plaza y todo aquel estado (20). En 1702, un año después de su llegada a España, Felipe V decide visitar sus territorios italianos y en junio llega a la playa del Finale, donde conoce a los hermanos Patiño. El nuevo rey padecía depresiones desde hacía un año, y en su viaje por Nápoles y Milán sufrió recaídas, hasta el punto de que tuvieron que escribirle las cartas que remitía a su abuelo. Sin embargo, su apatía y falta de puntualidad iniciales cambiaban radicalmente cuando se le presentaba la ocasión de ponerse al frente de sus tropas pues, al igual que su bisabuelo Luis XIII, tenía un verdadero entusiasmo por la guerra, y durante el conflicto bélico fue un rey activo y consciente. En realidad, le faltaba experiencia, pero no ideas ni voluntad de trabajo (21). Cuando, a finales de año, regresa el rey a Madrid, las aguas en la corte se encontraban revueltas, pues los asesores franceses que habían llegado con el monarca mostraban una actitud prepotente que molestaba a los miembros del Consejo de Castilla. Además, estos no estaban de acuerdo con las reformas financieras de Orry, un experto en la materia que había llegado en 1702 con el mandato de Luis XIV de poner orden en las finanzas (22). Orry incluso proponía recortar los privilegios de los consejeros. El cardenal Portocarrero fue el primer alto personaje en abandonar el Consejo, para retirarse a Toledo, mostrando así su disgusto por el estado de cosas. josé quiere dar el salto a la política en España y, en consecuencia, redacta un informe donde enumera todos los servicios prestados en el marquesado del Finale, con objeto de conseguir un puesto dentro de los consejos de Felipe V. Pero el memorando no tuvo resultado alguno. Su protector inicial, el marqués de Leganés, ya no podía ayudarle, pues había sido detenido en 1705 por participar en una conspiración contra los consejeros franceses y moriría en una cárcel cerca de París en 1711 (23). Sin embargo, Patiño se resarcirá con el apoyo de dos nuevos y poderosos personajes franceses: el mariscal Tessé, nuevo generalísimo del reino, y Michel Amelot, el flamante embajador francés en España, en relevo del cardenal DʼEstrées. Uno y otro creían que Patiño podría ayudarles a implantar las reformas que España necesitaba, y no se equivocaban. Patiño no responde al perfil al uso de los altos cargos de la Administración, toda vez que no era doctor en Leyes ni catedrático de Dere- (19) PéREZ FERNÁNDEZ-TURéGANO, C.: op. cit., p. 31. Esta salida no era vista con buenos ojos por el gobierno genovés, al entrar en clara competencia con su puerto. (20) RODRÍGUEZ VILLA, A.: op. cit., p. 12. (21) KAMEN, H.: op. cit., pp. 22-35. (22) Pulido Bueno, aceptando la reseña de Walker, sitúa a los hermanos Patiño de regreso a España con Felipe V en 1702, pero Pérez-Turégano considera que esta fecha no es correcta. Según él, vuelve a España en 1706, pues en 1705 había recibido una plaza del Senado de Milán. (23) PéREZ FERNÁNDEZ-TURéGANO, C.: op. cit., p. 33. Año 2016 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 17


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 134
To see the actual publication please follow the link above