Page 61

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 134

JOSÉ ANDRÉS ÁLVARO OCÁRIZ Era un superviviente de la expedición de Loaísa. Volvió a España por Lisboa, de donde pudo escapar, pero a expensas de abandonar los preciados papeles que llevaba consigo con la navegación y los derroteros de la expedición. Dio cuenta de todo en el Consejo de Indias y zarpó en 1538 para Nueva España, donde ingresaría en la orden de san Agustín en 1553. En su primera década mejicana fue corregidor en una zona de Michoacán, visitador, con vara de justicia, por orden del virrey, y capitán en la reconquista de Nueva Galicia. Pero en su alma guardaba la memoria de sus diez años en el Extremo Oriente, decenio épico lleno de aventuras y dificultades en las islas y puertos o fortalezas de Tidoe, Gilolo, Ternate… De los 105 hombres que iniciaron la expedición con Loaísa, solo diecisiete llegaron a las Molucas. Uno de estos supervivientes era Urdaneta. Nueve años más tarde, en 1535, inició su retorno, para llegar a Lisboa en junio de 1536. Había pasado por java, Malaca, Cochín, Ceilán, el cabo de Buena Esperanza, Santa Elena…, coronando así su vuelta al mundo, como su admirado Elcano. Poseía una gran experiencia de aquellas tierras y mares lejanos. Su fama de cosmógrafo había traspasado los muros del convento, y también los había traspasado su célebre afirmación, con acentos de reto o desafío, de que él sabría volver de Filipinas a México, atravesando el Pacífico, «hasta en carreta». La cosa llegó a los oídos de Felipe II, que le escribió una carta (12): «Devoto Padre fray Andrés de Urdaneta, de la Orden de San Agustín. yo he sido informado que vos, siendo seglar, fuisteis en la armada de Loaisa y pasasteis el Estrecho de Magallanes, donde estuvisteis ocho años en nuestro servicio. y porque ahora Nos habemos encargado a D. Luis de Velasco, nuestro Virrey en esa Nueva España, que envíe dos navíos al descubrimiento de las islas del poniente hacia los Malucos, y les ordene lo que han de hacer conforme a la instrucción que se les ha enviado, y porque, según la mucha noticia que dice que tenéis de las cosas de aquella tierra y entender, como entendéis, bien la navegación de ella y ser un buen cosmógrafo, sería de gran efecto que vos fuésedes en los dichos navíos, así para lo que toca a la navegación como para el servicio de Dios señor nuestro. yo vos ruego y encargo que vayáis en los dichos navíos y hagáis lo que por el dicho Virrey os fuera ordenado, que, de más del servicio que haréis a nuestro Señor, yo seré muy servido y mandaré tener cuenta con ello para que recibáis merced en lo que hubiere lugar. De Valladolid a 24 de septiembre de 1559 yo el Rey». El jefe de la expedición sería Miguel López de Legazpi, paisano de Urdaneta y en cuyo nombramiento debió de influir el agustino. Así puede deducirse de la carta del virrey Velasco (13): (12) VV.AA.: El País Vasco y el mar a través de la Historia. Museo Naval, San Sebastián, 1995. (13) Ibídem. 60 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 134


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 134
To see the actual publication please follow the link above