Page 81

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 134

La aportación de los servicios secretos de ambos bandos fue crucial para preparar la invasión o hacer frente a la misma, urdir o desbaratar conspiraciones, reconocer el terreno, tantear la situación social del enemigo…, en definitiva, para obtener cualquier información útil sobre el antagonista. En este ámbito, los embajadores fueron pieza clave, ya que recogían información por sí mismos y, además, disponían de una red de informadores que les permitía estar al tanto de todo lo que ocurría a su alrededor, para luego hacérselo saber a su rey. A estas redes de espionaje no les faltaba (casi) ninguna de las características propias de un servicio moderno de inteligencia: utilización del cifrado, falsas direcciones, residencias protegidas, agentes dobles, servicio de contraespionaje… (10). De hecho, varios autores consideran al secretario de Estado de la JORGE VILAS RODRÍGUEZ Sir Francis Walsingham, retrato de autor desconocido. National Portrait Gallery, Londres reina Isabel I, sir Francis Walsingham, el padre del espionaje moderno (11). El año anterior a la partida de la Armada, sin asomo de duda, registra un ritmo frenético en la actividad de los espías de ambos bandos (12). Este hecho histórico es un claro ejemplo de la importancia que la Inteligencia Humana (HUMINT) en la toma de decisiones, mostrándonos sus ventajas y desventajas, que no han variado desde entonces. La Armada y la planificación de la Empresa Como se ha señalado en la introducción, la empresa de Inglaterra fue un plan de invasión con vistas a derrocar a Isabel I y reinstaurar el catolicismo en las islas británicas. El plan contemplaba la coordinación de las fuerzas de tierra con los elementos navales, que tendrían la misión de escoltar, con el verdadero ejército expedicionario, a los Tercios de Flandes, los cuales, a las órdenes de (10) BURKE, P.: Historia social del conocimiento: de Gutenberg a Diderot. Paidós, Barcelona, 2002. (11) MORÁN TORRES, E.: «Los espías de la Invencible», en Historia 16, núm. 152, 1988, pp. 31-37. (12) Ibídem. 80 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 134


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 134
To see the actual publication please follow the link above